[Crítica] X-Men: Días del futuro pasado

x-men-dias-futuro-pasado

Los mutantes más famosos del cómic y del cine vuelven a dar guerra en X-Men: Días del futuro pasado. Aunque no la hayáis visto todavía probablemente ya sabéis que los acontecimientos de esta nueva entrega mezclan el pasado con el futuro y reúnen a personajes tanto de la trilogía “antigua” como de X-Men: Primera generación.

La película arranca en un futuro en el que la raza humana ha sido prácticamente eliminada y los pocos X-Men que quedan vivos libran una batalla sin esperanza contra unos robots llamados Centinelas que son capaces de adaptarse a sus poderes. Sólo la habilidad de Kitty Pride (Ellen Page) de enviar la conciencia de alguien atrás en el tiempo para modificar el pasado les permite mantenerse con vida. En ese futuro vemos a Xavier (Patrick Stewart) y Magneto (Ian McKellen) trabajando juntos.

Finalmente deciden llevar a cabo un intento desesperado de cambiar el pasado y detener la construcción de los Centinelas. Para eso tendrán que enviar la conciencia de Lobezno (Hugh Jackman) hasta los años 70 para evitar que Mística (Jennifer Lawrence) sea capturada. Así que allá que se va Lobezno para reencontrarse con los Xavier y Magneto de Primera Generación (James McAvoy y Michael Fassbender) y tratar de salvar el mundo.

La película tiene más de Primera Generación que de la trilogía antigua y eso es bueno. Michael Fassbender y Jennifer Lawrence vuelven a tener mucho protagonismo y eso también es positivo. El primero me parece uno de los mejores actores de los últimos años y tiene una presencia en pantalla brutal. La segunda me parece una excelente actriz, pero realmente aquí hace poco más que alegrar la vista.

El ritmo es el habitual en una película del estilo, así que no hay apenas un momento de respiro y eso se agradece. Evita que pensemos en el guión que realmente es una patochada y que nos centremos en disfrutar de lo que pasa en pantalla y del despliegue de poderes mutantes.

Mucho se habló del regreso de los actores de las anteriores películas, pero realmente en la mayoría de los casos se trata de meros cameos, sin demasiada importancia argumental y apenas unas líneas de diálogo. Esto se aplica a Halle Berry, Ellen Page, Shawn Ashmore, Daniel Cudmore, Famke Janssen, James Marsden… lo de Anna Paquin es directamente de risa, aunque se agradece que al menos aparezca.

Entre las novedades en el reparto tenemos al genial Peter Dinklage en el papel de Bolivar Trask, creador de los Centinelas y malo de turno, a Omar Sy (Intocable) como Bishop y a Evan Peters como Mercurio. El aspecto de este último personaje no gustó nada cuando aparecieron las primeras imágenes, pero realmente en la película funciona y tiene un par de escenas muy, muy divertidas. Hay ganas de volver a verle en la próxima entrega, X-Men: Apocalípsis.

Si eres seguidor de los cómics o te han gustado las anteriores películas, sobre todo Primera generación, no te lo pienses, X-Men: Días del futuro pasado te gustará. No está al nivel de Los Vengadores o de la reciente Capitán América: El Soldado de Invierno, pero es muy entretenida.

26
jun 2014
SECCIÓN Cine y TV
COMENTARIOS Sin comentarios
ETIQUETAS

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>