Deulofeu/Isco/Carvajal

A día de hoy, todavía puede sonar exagerado, pero han nacido muy pocos jugadores con las condiciones de Gerard Deulofeu (Riudarenas, 13/3/1994). Él es potencia, habilidad y definición elevadas hasta niveles exponencialmente insospechados. Tal es la exuberancia y el abuso de condiciones que la malinterpretación por parte de los observadores coloca a buena parte de estos en las antípodas de la realidad. No es que a Deulofeu no le queden cosas que madurar, pero una buena parte de los que realizan sus aseveraciones críticas dan por hecho que parten del análisis sobre un prototipo de jugador individualista sin más.

(El torbellino hizo dos goles frente al Racing de Santander y desniveló claramente la balanza. En el segundo tanto, encaró a rivales, críticos y técnicos: no hay quien ataque o defienda todo lo que mostró)

Con el transcurrir de la temporada, llegó el Valencia a la Rosaleda. Seguramente Isco (Arroyo de la Miel, 21/4/1992) estará agradecido al reconocimiento que en su día le dio el club levantino, cuando le ofreció vivienda y un futuro en la residencia de Paterna. Allí fue por primera vez internacional y allí seguramente se cercioró de que esto iba en serio, y de que un camino ya estaba marcado. Sin embargo, cuando el sábado el partido moría, y con su tanto en el zurrón, tampoco se olvidó de señalar su nombre ofreciendo la espalda a las cámara, los ojos casuales para la lejana grada de Mestalla. En un momento clave, ese club sí se olvidó de él, y es justo que ese derroche de fútbol, que ya deseaba asomar entonces, también lo sintiera así.

(Es difícil destacar a un hombre por encima del resto en la victoria del Málaga. Simplemente, Isco dejó una acción de habilidad digna de los más grandes de la historia y marcó el último gol)

La imagen de Sami Hyypia en el banquillo del Bayer Leverkusen concuerda plenamente con el rostro juvenil de un buen número de sus jugadores. De su reciente etapa de jugador, todos hablan de un compañero con mayúsculas y de un magnífico integrador de las nuevas incorporaciones en todos aquellos equipos en los que ha estado. Una labor, por otra parte, en la que no habrá tenido que aplicarse mucho con Dani Carvajal (Leganés, 11/1/1992). La disputa y la actitud son el sello constante del juego del lateral madrileño, y fuera cual fuera la cultura o el idioma en el que hubiese tenido que integrarse, lo hubiese hecho presentando el mismo aval. Carvajal ha estado toda su vida en el Madrid, pero era tan visible todo lo que hacía que Hyypia sabía que casi no se podía hablar de apuesta.

(Carvajal mantuvo la nota de jornadas precedentes. Atosigó constantemente a sus rivales y en una de sus incorporaciones, tras una combinación con Andre Schürrle, dribló al portero del Hoffenheim y anotó su primer gol en la Bundesliga)

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>