Discursos de nuestros padres

Han pasado más de 24 horas -afortunadamente- y ya todas las televisiones han quemado y churruscado las imágenes de Zapatero en “Tengo una pregunta para usted”. He de reconocer que me lo tragué enterito y que escribí este artículo nada más acabar el progama.

Algunas previsiones auguraban un Zapatero “obamizado” en el programa “Tengo una pregunta para usted”. Y no se han equivocado. No me es difícil imaginar a nuestro querido presidente tomando apuntes el pasado martes, incluso exclamando: “uy, que frase más buena, Obama, eres un crack, ésta me la apunto para el lunes que viene…”.

No sabemos si España saldrá de la crisis fortalecida, como nos ha prometido hoy José Luis, lo que está claro es que cuando uno de los espectadores se ha referido a él como “un espadachín de la palabra”, llevaba toda la razón, ya sea porque ha conseguido que muchos acabaran medio desfallecidos en sus asientos, por aburrimiento, o algo cabreados, por las respuestas en espiral del presidente, alejándose más y más del centro del asunto.

Independientemente de esto, Zapatero ha usado muchísimos clichés y ha tomado la ‘fórmula Obama’ para tratar de animar el espíritu de los españoles. Pero Zapatero no es Obama -más allá de que no sea negro ni zurdo-. El presidente ha pedido y prometido esfuerzo por parte de los bancos, compromiso de la sociedad con el país, apoyo al parado -esto suena a palmadita en la espalda-, confianza en el sistema y mantener la esperanza. Puedes perder tu trabajo, tu casa, tu dinero pero… ¡no pierdas la esperanza!

Bien. Esfuerzo, compromiso, confianza… “2009 será un año difícil pero somos capaces y vamos a salir de esta situación“. Calcadito a Obama. “El Gobierno no puede solo. Necesitamos vuestra ayuda“. Otra más. Y no sólo ha copiado a Obama, sino a Kennedy. Una joven le pregunta: “¿Qué pregunta haría usted en mi lugar al presidente del Gobierno?”. Gran respuesta: “Le preguntaría qué puedo hacer yo para ayudar a mi país“. Buena respuesta pero… ayyyy, José Luis, que le has copiado John F., que te hemos pillado…

Aparte de eso, el programa ha tenido perlas como el presidente defendiendo que vendemos armas, pero que las nuestras no se usan para matar -quizás tengan un corcho como los cañones de Gila-; declaraciones como “me apasiona integrar a los discapacitados en la sociedad” -en su perfil de Facebook no viene como una de sus aficiones, sin embargo sí se puede leer “José Luis Rodríguez Zapatero no tiene ningún actividad reciente”-; o un par de preguntas regalo, del tipo “¿se le ha ocurrido dimitir?” o “¿qué le quita el sueño?”. Mejor sin duda ha sido la repregunta de esta última, cuando la espectadora se ha querido explicar diciendo: “¿Qué siente cuando se acuesta con su mujer?”. ¡Ésta sí es una gran pregunta! Lástima que se haya quedado en mera anécdota.

Han sido alrededor de 40 preguntas, que entre preguntas regalo y repetidas se habrán quedado en 35 ó menos. En todas ellas, Zapatero ha lucido una estrategia firme: 1. analizar la gravedad y el nivel de preocupación del asunto -“es lo que más me preocupa”, “es un tema fundamental”, “es la mayor preocupación del Gobierno después del paro…”-. 2. relatar los logros y/o iniciativas del Gobierno respecto al tema. Y 3. si eso, responder la pregunta. Ah, y por supuesto no ha faltado el “me alegra que me haga esa pregunta”, “respondo con agrado a esa cuestión”… Me recordaba a Lina Morgan con aquello de “agradecida, y emocionada…”.

En resumidas cuentas, ha quedado claro que aunque nuestro presidente no sabe muy bien qué es el Plan Bolonia, en lo de tomar apuntes es un hacha, y en lo de la oratoria, “un espadachín”. Ah, y que saldremos de esta… dentro de un año o por ahí.

28
ene 2009
SECCIÓN Nacional Opinión
COMENTARIOS 3 comentarios
ETIQUETAS

,

3 comentarios a Discursos de nuestros padres

  1. Kike says:

    Te tragaste enterito el programa + aburrido de la televisión actual… ¿enhorabuena?

  2. que haces poniendo comentarios en horario laboral!? a ver si te van a echar jajaja

  3. Yo no vi el programa (no sé si hubiese aguantado, la verdad), pero me ha gustado tu resumen. Lo de las armas que no sirven para matar es ya llevar las cosas al máximo absurdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>