Ecuador, otra prueba diferente

Ya lo avanzaba Julen Lopetegui tras el sorteo de Cartagena de Indias: “Ecuador será la verdadera piedra de toque de esta primera fase del Mundial Sub-20 de Colombia”. El equipo que dirige Sixto Vizuete realizó un sudamericano en Perú muy serio y sólo la falta de ambición les impidió luchar decididamente por un puesto en las próximas Olimpiadas de Londres.

En su primer partido de este mundial, a un minuto para el final, Australia les empató un partido que tenían ganado y que se escapo, de nuevo, por su falta de decisión a la hora de matar el partido. Pero esta circunstancia no puede confiar a los jugadores españoles, que en el primer partido frente a Costa Rica sufrieron en sus carnes, sobre todo en la segunda mitad, lo que supone afrontar un torneo de este tipo en un medio completamente desconocido.

Aunque los internacionales no se han cansado de señalar su buena adaptación a la altura, a partir del minuto 65 del primer encuentro, los costarricenses parecían volar al lado del ritmo cansino que evidenciaban los nuestros en las disputas de balón. Una imagen que contrastaba totalmente con el fútbol dinámico y de tiralíneas que desarrollaron en el europeo de Francia que les dio la clasificación para este torneo el año pasado.

Tampoco hay que olvidar que el resultado final (4-1) no representa lo que realmente se vio en el verde de Manizales. Si bien España mereció la victoria porque negoció mejor el encuentro, la diferencia real fue más ajustada.

Es de esperar que los de Lopetegui  vayan alcanzando un ritmo competitivo más óptimo con el paso de los días, pero el rival de hoy juega casi en casa, por la cercanía y por los condicionantes ambientales.

En lo meramente futbolístico, Ecuador es un equipo clásico que juega con un 4-4-2. Por dar una referencia, tiene un sistema parecido, en los movimientos de las líneas, al juego que plantean los equipos dirigidos por Quique Sánchez Flores. La de atrás es muy segura, con los centrales Narváez y Quiñónez; en el medio campo, Gaibor y Oña dirigen el juego pero no tocan el balón tanto como quisieran; y arriba, dos referencias claras: Montaño y Marlon de Jesús.

Bartra y Pulido deberán estar atentos a estos dos delantero espigados y fuertes como son los ecuatorianos, muy diferentes a los veloces y nerviosos costarricenses. Por el contrario, la explosividad vendrá desde la banda con el zurdo Marcos Caicedo, un potentísimo jugador de Emelec del que tendrán que encargarse nuestros dos laterales. Gobea, el otro jugador de banda, tiene buena habilidad pero no es tan vertical como Caicedo, ni tan cerebral como Renato Ibarra, que tenía que ser titular en su puesto pero una lesión le ha dejado fuera del campeonato.

Vizuete, a buen seguro, prepara para hoy un planteamiento diferente del que presentó Costa Rica. Conviene tener paciencia, porque en principio no van a presionar tan arriba como los caribeños. Hay que señalar que en el Sudamericano Sub-20 tan sólo les consiguieron derrotar por la mínima. Así que toca mover mucho el balón y esperar que los atacantes tengan un buen día para que el partido se abra y los condicionantes cambien.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>