El día de la frescura

Al Barcelona vienen de cortarle las alas, de enfrentarse a un rival que quería acabar con cualquier atisbo de libertad que se les presentara a sus jugadores.  Y no le salió mal al Español, sin exponerse tanto como la exigencia que ser el Madrid provoca, rascaron un punto.

Al Inter la agresividad no le nacerá desde la rivalidad, sino desde la carga emotiva de la deuda histórica que arrastra. Todos los neroazzurros se han vuelto a confraternizar para derrotar al todopoderoso, a uno de los mejores equipos de la historia de este juego;  algo que ya hace doce años sucedió en el Santiago Bernabeu, aunque es difícil que una situación así se vuelva a dar.

Todavía no conocemos la espesura del ambiente que hoy se vivirá en el Giuseppe Meazza, pero aunque conozcamos la ansiedad con la que vivirán las horas previas los aficionados, raro será que se caiga una portería en uno de los fondos,  y que de los 83.000 espectadores que caben oficialmente, el club venda boletos para 90.000. No, la historia se repite en ocasiones,  pero los escenarios no siempre son los mismos.

Aunque es curioso lo que ha provocado la súper bengala natural de la erupción volcánica. Ningún tifoso la tiró, pero el Barça se ha metido entre pecho y espalda un viajecito de día y medio.  Algo que ha servido para que muchos comparen el viaje a Milán con los que se hacían antiguamente para competir. Pero tampoco es lo mismo. Los blaugranas han viajado en dos autobuses con todas las comodidades y espacio, y pernoctando en Cannes (allí donde se formó Zidane).

Los jugadores del Barcelona, a su llegada a Milán, han explicado que ha sido hasta divertido, que se han conocido algo más. Unas afirmaciones que pueden o no ponerse en duda, pero que sirven más para salir del paso y no mermar con sus comentarios sus posibilidades ante el partido de esta noche. Lo que sí es cierto es que el periplo por las carreteras del sur de Europa ha servido para cambiar el ritmo.

Se han subido al autobús y han visto como vive la mayoría del resto de los mortales, y como muchos jóvenes españoles realizan sus viajes de estudios  no muy lejos de estas fechas.  Es una pausa que les ha bajado de golpe del ritmo vertiginoso de las últimas semanas de competición de la temporada, algo que da para ver las cosas con otra perspectiva; la situación ideal para hacerse la cantidad de preguntas que en vuelos de 45 minutos no caben.

La mini concentración del Barça en movimiento tiene la primera parada en una plaza en la que las aspiraciones locales se fundamentan con argumentos emotivos, que son fundamentales para dar viveza y frescura al juego (pero una frescura que le suele dar, más que otra cosa, bocanadas de calor al visitante). Y eso es algo que, a la hora de poner en riesgo la firmeza del juego de los de Guardiola, puede ser clave.

Serán pasadas las diez y media cuando sepamos qué tal les fue a los futbolistas del Barcelona el bajar a la tierra de la cotidianeidad, y si volvieron a sentirse en la época en que forjaban sus sueños.

20
abr 2010
SECCIÓN Deportes
COMENTARIOS Sin comentarios
ETIQUETAS

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>