El día que estuve con una candidata a Miss Universo

Me encargaré de escribir yo lo que otros, aunque quisieran, no pueden hacer. Tampoco esto me da ninguna ventaja, ni siquiera me asegura recompensa. Pero posiblemente no me vayan a pasar la censura por haber escrito lo mismo que otros ven pero luego no lo pueden hacer. Aunque, quién sabe.

Lo cierto es que el otro día, rondando uno de los locales clásicos de alterne vi una figura de otro mundo. Era bastante tarde y la iluminación en el Áramon no da para descifrar códigos aunque el otro día no hacía falta. Sobre una amalgama de personas se elevaba como una estatua digna de adorar una belleza de ébano. Como un membrillo me puse a su lado y pude sentirme mucho mejor que un liliputiense. Os aseguro que no había visto nunca algo parecido.

El local ya cerraba y como habitual despedida sonaba el With or without you de U2. Y con el ritmo cadencioso yo me dediqué a seguirla hasta la puerta, e incluso le hice una foto disimuladamente (no es una gran instantánea pero se le aprecia bien el perfil de su cara). Lo curioso de todo es que iba acompañada de otras chicas altas (no tanto como ella) y vestía muy informal, algo que no impedía que le quedara como un guante; estaba perfecta: jeans, top, etc. Vamos que uno no tiene que ser avispado para deducir que eran jugadoras de básquet, pero lo llamativo del grupo era la belleza arrasadora de su pívot, todo lo contrario a lo habitual.

Cerraron el local y tuve que conducir el coche de un colega ya que por esas circunstancias todos los demás no podían, algo que me proporcionó sentir que el motor del mío es de mentira. Después, de una forma o de otra me fui satisfecho a la cama y ya el lunes tocaba trabajar.

En un momento perdido de la tarde a mi mente volvió esa impresionante torre de ébano. El primera acto reflejo fue mover mi cabeza hacía la izquierda y observar que ahí estaba de espaldas, con su estampa habitual, el especialista en básquet de la redacción de deportes. Sólo tuve que caminar unos metros para saber que mi poco meritorio buen gusto estaba de nuevo en lo cierto: Nica Gemo (24 años, 1’92, Jovent Palma) fue candidata a Miss Universo en 2001.

12
mar 2008
SECCIÓN Miscelánea
COMENTARIOS 2 comentarios

2 comentarios a El día que estuve con una candidata a Miss Universo

  1. Kike says:

    ¿Quieres decir que una ex-candidata a Miss Mundo y jugadora de basket es prostituta en un burdel de Ibiza? Puuuuto Víctor!

  2. hola soy julie y quisiera desir que me gusto mucho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>