El mayor desprecio

Un señor, un ejemplo y muchos, demasiados problemas que resolver. ¿Hasta qué punto el aficionado madridista puede indagar en la trayectoria de Manuel Pellegrini como técnico del equipo más laureado de Europa? Ayer, en una entrevista concedia a El Larguero, bastaron dos minutos para saber que su trayectoria en el club estaba escrita a las pocas semanas de su contratación, siempre partiendo de una valoración optimista.

Lo que todos presumíamos, pero nunca acabamos de creernos, vuelve a suceder. Todo lo que pensamos sobre la forma de actuar de Florentino Pérez, se vuelve a cumplir. Ni esto es desprecio a una persona, ni ninguna persecución obsesiva, es simplemente la desesperanza de ver cómo tantos y tantos recursos se desperdician por una muestra reiterada de desconocimiento del deporte.

Pero el mayor desprecio no es sólo al de una persona preparadísima como es Pellegrini, sino a toda la afición blanca. Algunos seguirán engañados, otros ya no tragan con esta filosofía que lo único que les ha enseñado hasta ahora es un curso acelerado de cómo evaporar los sueños. Los niños imaginan sus equipos con todas las estrellas habidas y por haber, pero sus equipos consiguen la gloria, es probable que esto simplemente suceda porque están contentos con sus fantasías.

Algún tipo de tristeza o amargura emana de este tremendo desaguisado, del que muy pocas personas quedan limpias. Valdano, Pardeza y Butragueño alzan la bandera del madridismo y de un ideal de juego, pero sus funciones para mantener a flote una identidad que pronto puede quedar en la esquina más polvorienta de la guardilla han hecho aguas por segunda vez.

Nadie, en los diez días que Pellegrini dijo ayer que llevaba pasando un calvario, ha puesto todos estos nombres en su lugar. Y mientras, Florentino viaja al 2006 cometiendo el mismo error,  pero en un escenario distinto. Cuatro años después vuelve a reconocer su incapacidad (con hechos y no palabras, claro), cuando el escenario deportivo era más esperanzador. Pero él, como parece, no lo ve. Y lo que sí tiene es miedo, cuando las encuestas de los aficionados, que han respaldado a Pellegrini, le han dado la mejor pista.

27
may 2010
SECCIÓN Deportes
COMENTARIOS 1 comentario

Un comentario a El mayor desprecio

  1. Rubén says:

    Ayer lo escuché en el Larguero y confirmó lo que ya sabía, es un señor y un pedazo de entrenador. Es una auténtica cagada lo que ha hecho Florentino. Puede que la jugada le salga bien, pero ha dado una imagen del Madrid que no es la que tanto a intentado vender. Ahora sólo falta que Mourinho haga una limpieza y vendan a gente que no me gustaría que vendiesen, como es el caso de Higuaín (fichaje de Calderón), Marcelo (ídem), Gago (ídem), Lass (ídem)…

    No puedo, pero si eso pasa me hago de otro equipo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>