Miedo en Kaduna

Sanni-Azeez_305_stadium[1]

¡Qué difícil de esquivar! Supongo que si uno hubiese nacido con el don de la habilidad que tiene Isco no tendría miedo a la derrota. Lo mismo se puede decir de ese juego moderno de Sarabia o de la explosividad de Muniain. Pero resulta que en unos cuartos de final de un Mundial el miedo puede aflorar por cualquier parte. Claro, que si España no llega a pasar en los penaltis, algunos pensamientos relacionados con la magia negra, que me han venido durante los 120 minutos, se podrían haber convertido en sagradas creencias.

Desde que se ha señalado el pitido inicial algo muy extraño parecía emerger. España dominaba tan claramente que parecía una broma, y Urugay se mostraba más ingenua que Malawi. A Sarabia e Isco les salían todos los regates que intentaban, y en dos acciones de cada uno les han señalado sendos penaltis. El autor de los mismos, el número 13 charrúa que se ha ido a la calle por dos amarillas. Ver ese número gravado en su coronilla puede no haber sido un buen presagio.

A todo esto, habíamos recibido un gol en el único acercamiento al área de Uruguay en los primeros 20 minutos. Sacan una falta torpe e innecesaria cometida al borde del área, el balón toca en la cabeza de Borja, que estaba en la barrera, y engaña a Edgar. No pasa nada. Llegan las jugadas de los penaltis, el primer lo anota Isco y el segundo lo lanza Sergi Roberto- según Ginés Meléndez no ha fallado ninguno en los entrenamientos- y ya sabéis lo que pasa. Da igual. España sigue a lo suyo, con Isco y Sarabia dando la mayor exhibición de habilidad del Mundial, y Muniain menos participativo, aunque las ocasiones siguen sin entrar. Llega el descuento, y en una jugada de poca trancendencia, Muniesa, defensa impulsivo a lo Puyol, entra con el muslo a un jugador uruguayo en la línea de banda. Sí, expulsión en una acción que podía ser amarilla.

En el descanso alguien les ha tenido que decir a los nuestros que la superioridad era tan palpable que había que salir al campo y finiquitar todo cuanto antes. Y han obedecido. En diez minutos hemos hecho dos goles jugando como los ángeles. El segundo tras una acción de Sarabia digna de los mejores encaradores de la historia. El miedo parecía ser historia en Kaduna y España amenazaba con arrollar a Uruguay. Pero no.

Es cierto que Muniain e Isco tenían tarjeta amarilla, y que si veían otra podían perderse la semifinal, pero no era necesario hacer cambios tan rápido. En el minuto 61 el media punta del Athlétic deja su puesto a Edu Ramos, medio de contención, y la España que conocíamos no volvería hasta algunas acciones aisladas en la prórroga. Todo el equipo se ha echado a atrás y Uruguay ha empezado a parecerse a otro equipo gracias a la indolencia e inseguridad de los nuestros, que han bajado el ritmo estrepitosamente. Y como ese no es nuestro juego han llegado sus ocasiones. En una de ellas el árbitro ha dado gol en un balón que casi no había tocado ni la línea de portería, y cruzarla ni por asomo. Y a falta de seis para el final, Gallegos a empatado el partido. Era como para no seguir viendo esta película de terror en la que la mísera derrota de los sub-17 parecía casi una evidencia. Pero la prórroga les ha dado algo de vida (aunque el cansancio puede hacer mella el jueves) y por momentos los chicos han vuelto a encontrar su juego, eso sí, sin un acierto que nos ha abocado a la tanda de penaltis que esta vez ha sido favorable a nosotros.

Hay evidencias que son claras, España juega muy bien con sus tres medias puntas Isco, Sarabia y Muniain. Hay otras piezas muy interesantes en el equipo, pero esas tres rozan lo excelso, por lo que sería necesario no tocarlas si no fuera realmente necesario. La participación de los tres genera mucha preocupación en los rivales, y si cambiamos el guión, como se ha visto en este partido, podemos llevarnos sorpresas desagradables porque a un equipo alegre le alertamos de riesgos que no le benefician en nada. Podría ser tan ingenuamente fácil como decir que la fórmula para la victoria es cerrar cualquier vía de entrada al miedo y dejar a su antojo a los tres atacantes. Pero Nigeria es otro rival y el jueves llegarán otros temores…

10
nov 2009
SECCIÓN Deportes
COMENTARIOS Sin comentarios
ETIQUETAS

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>