El proceso (Neymar y Deulofeu)

neydeu

El Barcelona acaba de presentar a Neymar y no son pocos los aficionados que rezuman escepticismo. Como también es cierto que muchos de ellos habrán acudido al Camp Nou a vitorear la llegada de una nueva estrella. Esta es una tradición del fútbol local que viene dándose de forma periódica, casi de manera ancestral. Hay cosas que venden y cosas que no, pero volvamos a esa otra realidad interna que se pasea cada vez más por la mente de los hinchas.

Todos esos críticos ven de forma temerosa en el ya ex del Santos un gemelo de aquel Robinho que llegó como llegó al Madrid y se fue como se fue. Para muchos, un jugador lleno de envoltorio y carente de sustancia, que es todo lo contrario de lo que dice la técnica de los tres grandes estandartes del mejor Barcelona de la historia: Xavi, Iniesta y Messi. Más allá de que Neymar sea un jugador con unas grandes posibilidades técnicas, superiores en muchos puntos a las de Robinho, sinceramente, acortaremos convenientemente el camino si no nos detenemos simplemente en las fobias del hincha más acérrimo.

Sabemos lo que pretendía el Barcelona cuando fichó a Chigrinskyi; nos imaginamos qué se quería aportar al equipo  cuando se compró a Ibrahimovic; adquirir profundidad en las puntas era la insinuación con Alexis; o perpetuar la superioridad por dentro era la búsqueda con Cesc. Con Neymar, cualquiera puede creer que se intenta aumentar en desequilibrio, pero, ¿realmente era ese factor el que le faltaba a este equipo?

La mayoría de las últimas adquisiciones del Barcelona transpiran dudas de forma sincera. Su gesto, si se les preguntara directamente, sería de sonrisa torcida. Así que no hay mejor sensación al respecto que lo primero que se nos venga a la cabeza cuando oímos sus nombres, en relación a este club. Una institución admirada, sobre todo en los últimos tiempos, por su estilo de juego y sus divisiones formativas. Es cierto, también hay otras virtudes, pero en lo latente no se puede ignorar tampoco el acecho de decisiones discordantes con una lógica que existe, pero que se ha mezclado demasiadas veces con el negocio.

De tanto repetir los valores, pareciera que el club no los hubiera tenido nunca, antes de su gloriosa época, o que realmente los tuvo toda la vida.

Los que seguramente pasan muy de tanto en tanto, por las canteras de los clubes, son los jugadores diferentes. Jugadores que crecen en la sombra, en el tiempo, alejados de los grandes focos, y que sí van cumpliendo plazos según la lógica. Algunos, como Gerard Deulofeu, que hasta el límite que se le impone en un club irónica y notoriamente de cantera como el Barcelona, como es el ascenso al primer equipo, ha demostrado, como mínimo, el mismo nivel, en cuanto a actuaciones o desequilibrio, que la nueva adquisición blaugrana.

Los pasos de Gerard, más allá de los conceptos que todavía tiene que adquirir, han sido los más lógicos de un jugador que es un regalo para el club. Los más lógicos hasta hace unos meses, que es cuando ya se han empezado a pervertir (a diferencia de lo que sucediera con el ex santista, que no vio como se le frenaba el ascenso a aquel equipo principal). ¿Algo que podría ser reprochable? Sí, pero, ¿realmente alguien cree que vale la pena hacerlo cuando esto ha ocurrido en incontables ocasiones?

Evidentemente, nadie sabe a ciencia cierta cuál será el futuro de Deulofeu. Tampoco sabemos con gran seguridad como será la integración en el equipo de un talento como Neymar. La que sí es segura es la corrupción de un proceso, que a pocos parece importar, con el nombre del catalán en el “epicentro”. Algo que no tiene nada de novedoso, como decimos, aunque tal vez de este ejemplo se pueda empezar a percibir cierta actitud desagradecida por parte de los que toman las decisiones. Esperemos que este extremo no se confirme.

De momento, sabemos que la agitación que provoca el entusiasmo puede desperezar a un gigante que duerme desde hace semanas, o quizá meses. Aunque el proceso pida que sea el entrenador, los compañeros de una plantilla o la competición quienes se encarguen de ello. En la vía natural de las cosas.

Fotos: Neymar (FCBARCELONA.com) y Deulofeu (ELMUNDO.es)

 

04
jun 2013
SECCIÓN Deportes
COMENTARIOS Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>