El Sevilla redondea su centenario

Hoy se ha vuelto a demostrar que lo de ser favorito en una final no sirve de mucho. Sevilla y Barcelona se han disputado esta noche el primer título continental de la temporada. Los andaluces han sabido imponerse a los campeones de Europa y de la Liga española con un abultado 0-3 obra de Renato, Kanouté y Maresca. Juande Ramos le ha ganado completamente la partida a Rijkaard tácticamente y su ordenado Sevilla no ha dejado que Eto’o, Ronaldinho o Messi batieran a Palop.

Pese al resultado, lo cierto es que el Sevilla no ha pasado por encima del Barcelona. Pero sí ha sabido hacer un partido muy serio, sin errores defensivos, con todos los jugadores sacrificándose y apoyándose. Absolutamente todos los jugadores sevillistas han colaborado de forma decisiva a lograr este título, empezando por Palop, que ha frustrado varias ocasiones claras de los azulgranas, siguiendo por la velocidad en las bandas de Navas y Adriano y acabando con el despliegue de Poulsen en el centro del campo.

En el resultado final ha ayudado mucho que el partido se les ha puesto de cara muy pronto, con un gol a puerta vacía de Renato en el minuto 7 tras una bonita jugada en la frontal y un disparo de Luis Fabiano rechazado por Valdés. A partir de ahí, el Barcelona ha tomado el control del balón y el porcentaje de posesión ha sido siempre favorable a los de Frank Rijkaard. Sin embargo, el técnico holandés no ha sabido romper la malla defensiva hilvanada por Juande Ramos y sus estrellas chocaban una y otra vez con los defensas del Sevilla y sus mediocentros. Mientras, los andaluces aprovechaban para intentar contraataques aprovechando la velocidad y habilidad de Jesús Navas.

Todo ha seguido igual hasta que, justo antes del descanso, una salida por alto algo desafortunada de Víctor Valdés dejaba un balón en la frontal a Navas que centraba de cabeza a Kanouté para que éste rematase de espaldas. En la segunda parte el dominio del Barcelona ha sido aún más notorio, pero seguían sin perforar la portería sevillista. A medida que el tiempo pasaba los nervios aumentaban y eso se notaba en el juego. El Barcelona lo confiaba todo a Ronaldinho y Messi, y además sacaba al campo a Gudjohnsen, Giuly e Iniesta para intentar remontar. Sin embargo, la apuesta ofensiva de Rijkaard no ha servido. Juande ha sabido responder dando entrada a Martí y Maresca para afianzar el centro del campo y, a falta de 10 minutos para el final, ha cambiado a Adriano por el canterano Puerta, clave en los éxitos del año pasado, y que hoy ha vuelto a ser protagonista.

Poco después saltar al campo, el joven delantero ha hecho una jugada partiendo desde la banda izquierda del ataque sevillista en la que Puyol ha acabado cometiendo penalty. La pena máxima la ha lanzado Maresca de forma impecable para poner el definitivo 0-3 en el marcador. Y unos minutos después el propio Puerta se ha encargado de hacer la jugada del partido sorteando de forma consecutiva a tres defensores del Barcelona. Sin embargo, su posterior disparo, sin fuerzas, ha sido detenido por Valdés. Sin tiempo para mucho más, el Sevilla se proclamaba campeón de la Supercopa y demostraba que el todopoderoso Barcelona, al que hoy sólo le ha faltado la pólvora y un plan B, es batible.

25
ago 2006
SECCIÓN Deportes
COMENTARIOS Sin comentarios
ETIQUETAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>