El timo del oso pardo

Durante este último mes las revistas especializadas en cine se han empeñado en proclamar que Grizzly Man es un gran documental que explora la vida y muerte del “experto” en osos grizzly Timothy Treadwell, un flojo actor que vivió durante 13 veranos con ellos en el Parque Reserva Nacional de Katmai en Alaska. Me siento obligado a prevenir a los espectadores y poner el contrapunto.

De Werner Herzog dicen que es un gran director y un gran descriptor de la realidad, todo un talento a la hora de narrar historias y presentar personajes veraces… en vista de su último trabajo y sin ser un conocedor de su obra diría que es un aprovechado con poca vergüenza y ningún escrúpulo.

 

Durante sus últimos cinco veranos, Treadwell, que no es más que un friki propio de la escuela de Cárdenas, grabó en su cámara doméstica todas sus vivencias con sus amados osos pardo y sus zorros. En octubre de 2003, los restos de Timothy junto con los de su novia Amie Huguenard, fueron encontrados tras ser atacados y devorados por uno de esos osos. Más de cien horas de grabación que un buen día encontró Herzog en una productora por casualidad, buscando sus gafas que había “perdido”. Fue entonces cuando el bueno de Werner dijo: “es una película para mí, no importa nada, sólo que tengo que hacerla”.

Y la hizo con todo ese metraje del friki más entrevistas “estremecedoras” que rozan la ficción desagradablemente a conocidos, un forense e incluso a Jewel Palovak, ex-novia y ex-socia de Grizzly People, la organización que Treadwell había fundado (esta entrevista es criminal, con los típicos llantos de lo mucho que le quería y esas cosas que tanto juego dan).

El documental tiene dos momentos cumbre: cuando el propio director oye el ataque del oso y muerte de los protagonistas de la historia (no hay imagen, sólo audio, y encima no se muestra, por tener no tiene ni morbo el docu), sale el bueno de Werner aconsejando a su ex que no escuche la cinta, que la destruya, y ella muy obediente le dice que lo hará (muy buena actriz ella), y el otro momento cuando montan una escenilla teatral para esparcir sus cenizas por el Parque de Katmai… sin comentarios.

¡Tranquilos! No he contado nada que os pueda destrozar la película, se destroza ella sola.

06
jul 2006
AUTOR
SECCIÓN Cine y TV
COMENTARIOS 1 comentario
ETIQUETAS

Un comentario a El timo del oso pardo

  1. ANGELIKA says:

    La pelicula refleja con gran claridad la paranoía y lo terriblemente vulnerable del protagonista, no es una pelicula que a primera hora te cale son de las que lo hacen poco a poco
    El protagonista en su locura se cree oso y aceptados por ellos, realmente es muy penoso ,porque realmente le gustaba la naturaleza y el mundo animal solo que lo vivia en otro plano, en un plano fuera de la realidad
    No lo considero un friki sino una persona perturbada que murio tragicamente igual que vivio
    No le hacia daño a nadie que hoy en dia eso es mucho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>