En dos listas

Hay una fe ciega en la Real Federación Española de fútbol en los procesos formativos que tanto éxito nos han dado. Algo más que lógico. Y eso nunca se ha reflejado tanto como en las dos listas que se dieron a conocer ayer en La Ciudad del Fútbol.

En el apartado de la absoluta, Vicente del Bosque ha llamado a tres nuevos jugadores que se proclamaron campeones de Europa Sub-21 el pasado mes de junio: Domínguez, Botía y Martín Montoya. Dos defensas centrales y un lateral derecho.  Al respecto hay dos lecturas claras: las bajas en la parcela defensiva –Piqué y Puyol no estarán por lesión- y la lógica apuesta por los jugadores destacados, en estos puestos, en el último escalón formativo de la selección. Por lo demás, Del Bosque sigue manteniendo el grupo.

La pausada lógica que transmite el seleccionador nos hace pensar que estamos en buenas manos, que sabe discernir entre lo esencial y lo menos sustancial y que al final, cuando todo se decida, conseguirá que todos vayan a una. Es cierto que la crispación de los últimos Real Madrid-Barcelona da para mucho, pero, por repetitivo, debe dejar paso a otras cosas que sí conciernen a un grupo que se conforma por profesionales.

Digamos que, después de unos meses de estar indagando en la situación, lo visual de la lista de hoy merece algunas acotaciones.

No es lo mismo confeccionar una lista para una selección de divisiones inferiores que para la absoluta; no tantos pueden acceder a la información que dirime quién puede o no estar en una convocatoria, pongamos, Sub-19. Mientras, evidentemente, el abanico está a la vista de todos en la selección absoluta. En las selecciones menores, el gran público puede identificar esa labor como un trabajo para especialistas.

Convengamos que el trabajo de selección en la absoluta es una mezcla de diferentes criterios y que las listas son sinónimo del patrimonio del fútbol español.

El caso de Reyes

El trabajo de selección es producto del visionado u observación en directo de incontables partidos. A partir de ahí hay una premisa clara: el estilo de juego que propone la selección necesita de jugadores con buen trato de balón.

En las últimas comparecencias de prensa -sobre todo tras dar a conocer la lista frente a Italia-, preguntado por la ausencia de un jugador como Reyes, que lleva unos meses a un notable nivel, el seleccionador fue bastante explícito: “Tengo más confianza en este momento en Thiago, en su presente y en su futuro, que en Reyes.”

Para un seguidor al uso de la actualidad futbolística el nombre de Reyes puede sonar a pasado y a la época en que la selección estaba lejos de la gloria de los títulos. Algo entendible, pero, a la hora de confeccionar una convocatoria, ese tipo de prejuicios no deberían asomar por ningún lado. El beneficio común está en juego.

Esta perversión de la realidad, probablemente, no afecta a nuestro seleccionador, que,  si acaso, se deja llevar por el buen trabajo que realiza todo el organigrama técnico federativo, ejemplificado en los éxitos de las inferiores.Sin embargo, forzar esa respetuosa vía tampoco es lo más conveniente, ya que pocos rivales hacen un uso tan fiel de esta opción.

En el último amistoso frente a Italia, Cassano era el estilete del equipo italiano. Un jugador genial en lo futbolístico pero acompañado de múltiples tachones a lo largo de su carrera. No importó. Su seleccionador, Prandelli, optó por dar cabida y jerarquía a un futbolista que ha madurado, aunque su comportamiento siga creando dudas.

Con el italiano llevamos el ejemplo al extremo, que no es el caso de Reyes. El sevillano, sin duda, ha tenido algunos problemas de adaptación a sus últimos equipos, pero derrocha talento como muy pocos en España.

Debutó jovencísimo, jamás se le conocieron problemas de indisciplina y sólo su llegada al Real Madrid creo dudas entre los aficionados. Además, era una época en que la selección española no era lo que es hoy. Tal vez, su forma de expresarse no le ayudó en algunas ruedas de prensa y se ganó fama de jugador dudoso. Era la época en que su fútbol debía ir madurando y es ahora cuando el equipo de todos debiera beneficiarse de sus frutos.

Cuando llegó al Atlético fue cedido al Benfica y allí comenzó a destapar el tarro de las esencias. Compañeros suyos, como Pablo Aimar, no dudaron en señalarle como el jugador más talentoso del equipo. A su vuelta a Madrid, los aficionados seguían viéndole como el elemento dudoso venido de su máximo rival, el Real Madrid, pero con el paso de los meses, todo cambió.

Se han ido Simao, Agüero y Forlán, pero queda Reyes, que en el último año y medio se ha cansado de dar asistencias, de volver locos a sus rivales con sus cintas y conducciones y de meter algún gol de bellísima factura. Sin duda es el diez del Atlético con todos los honores.

La lista que ayer anunció Del Bosque cuenta, como todos sabemos, con jugadores de muy buen manejo y capacidad de asociación y de dar profundidad al juego. Pero no disfrutamos tanto de esa capacidad de explosión y cambio de ritmo que tiene el de Utrera. Además, vale la pena recordar que el andaluz ha sido internacional en todas las categorías. Por eso, por cualidades y necesidades futbolísticas, y estado de forma, Reyes merece estar en esta selección y que nosotros lo disfrutemos.

Lo de la Sub-21 se comenta en cinco líneas. Siempre se nos puede escapar alguien, pero llamar a trece jugadores que estuvieron en el pasado Mundial Sub-20, más Iker Muniain, seis chicos del 90 -el año natural de esta categoría- y la novedad de Íñigo Martínez, que no estuvo en el pasado mundial y es del 91, son producto de la lógica que deviene de la promoción por el trabajo bien hecho, por parte de los chicos, y del trabajo de captación previamente realizado.

Los márgenes para los noveles están claros y muy definidos. Para los mayores, la calidad y el haber superado pruebas evidentes que presenta la vida deberían ser un motivo determinante para contar con ellos. No dar cabida a estos matices también puede ser un paso atrás para la buena progresión de la actual situación.

 

 

 

 

 

 

 

2 comentarios a En dos listas

  1. Jordi says:

    hm…. lo comparto en parte, pero tambien creo q si la seleccion tiene presente y futuro (cesc, iniesta, mata… mas thiago y los q vienen), mejor apostar por ellos, pues ya han demostrado q en una copa del mundo / europeo dan la talla. Reyes esta dando la talla en el Atletico, pero cuantas veces en equipos de mas alto cache ha salido rana? Veo arriesgado apostar por el, maxime viendo que los q ya estan en el combinado estan dando resultado. La vieja historia del pajaro en mano y los 100 volando

  2. Kike says:

    A mí no me ha parecido bien lo d Montoya, un jugador sin experiencia en 1ª división. Me parece una falta d respeto hacia jugadores con no menos calidad y + consagrados como x ejemplo Jordi Alba. El 1º no se ha ganado aún poder estar en la absoluta, el 2º sí, no es justo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>