Entre la fortuna y el balón

Ver a Paraguay en la final de esta Copa América asusta. Casi todo el mundo utiliza el mismo titular: la albirroja no ha ganado ningún partido y puede llevarse el título el domingo. Todo, por una mezcla de lo que ha trabajado Martino por esta selección y la suerte aliada cuando los rivales en cuartos y semifinales se acercaban a su línea de gol.

Durante los 90 minutos de la semifinal que ayer les enfrentó a Venezuela no se puede decir que fueran inferiores. Ya se preveía un encuentro igualado, la baja de Rincón en los caribeños les iba a hacer a estos menos fluidos y se esperaba que los guaraníes volvieran a mostrar algo de ese pressing tan agresivo. Pero, por alguna razón derivada del estado físico de sus jugadores, Paraguay no es la del Mundial pasado.

Dieron la cara contra la ordenada selección de Farías y en la prórroga, cuando se quedaron con uno menos, la asfixia les obligó a posarse en los brazos de la suerte. Los palos y la ansiedad pudieron a la miel que tomaron los venezolanos para recuperar fuerzas antes del tiempo extra. Tal vez les costó digerirla y buena parte se les quedó en los labios.

De nuevo en la lotería de los once metros mostraron más oficio. Justo Villar se erigió una vez más en héroe y ahora tendrá que aprenderse bien los gestos de los delanteros uruguayos, porque, al igual que el resto de delanteros rivales a los que se ha enfrentado, los verá muy de cerca, tanto como para apreciar de nuevo el espectro de la diosa fortuna contorneándose entre el balón y él.

Si antes de iniciarse la Copa América nos dicen que la final será Uruguay-Paraguay no nos extrañaría tanto, realmente. Pero la trayectoria de unos y otros contrasta, hasta el punto de pararnos a pensar en un final lógico para la historia. Así que toca serenarse rápido y traer a la memoria la imagen de los paraguayos a punto de caer por el precipicio, agarrándose a un pequeño resquicio y volviendo a escalar hasta la instancia siguiente. La justicia se ríe mientras observa desde la planta de arriba un departamento que hace tiempo dejó de ser el suyo.

22
jul 2011
SECCIÓN Deportes
COMENTARIOS 1 comentario

Un comentario a Entre la fortuna y el balón

  1. Realmente es sorprendente lo de Paraguay.
    Respecto a Justo Villar, yo que le he visto aquí en Valladolid, no es mal portero, pero desde luego se “transforma” con su selección. En los tres años que ha estado en el Pucela – incluso este último año en 2ª – ha sido suplente por diversas circunstancias (viajes con su selección, lesiones, etc…), pero lo ha aceptado bien. Otro quizás se hubiera “amotinado” XDDD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>