Fahrenheit

Fahrenheit, lanzado a finales del año pasado para PS2, PC y Xbox, es una aventura gráfica que intenta coger lo mejor de las clásicas point & click y meterle algo de acción y un control que sirva para consola (la pela es la pela). Muchos lo consideraron una de las gratas sorpresas del año, pero a mí la mezcla no ha acabado de convencerme, aunque no hay duda de que el título tiene muchas cosas positivas.

La historia, que se desarrolla en el frío invierno neoyorquino, comienza cuando Lucas Kane, un tipo normal que trabaja como técnico informático en un banco, mata a una persona en los aseos de una cafetería. Lucas lo hace en estado de trance y no consigue recordar nada de lo que ha pasado. Tras el ataque, deberemos limpiar las huellas de nuestro acto y escapar del lugar. A continuación tomaremos el control de Carla Valenti y Tyler Miles, los policías que se encargan del caso. A lo largo de la aventura iremos alternando entre estos tres personajes. Lucas tendrá que huir de la policía al mismo tiempo que investiga lo que le ha ocurrido. Por su parte, Carla y Tyler harán lo posible para identificar y capturar al asesino.

El juego se divide en dos partes: las de investigación, en las que buscaremos pistas, recogeremos objetos, etc. como en cualquier aventura gráfica clásica; y las de acción. En estas partes habrá un poco de todo: peleas, huídas, fases de infiltración, etc. Aquí surgen dos problemas: por un lado que el control del juego es horrible. Las cámaras cambian con mucha frecuencia para mostrarnos la vista más cinematográfica del personaje y su entorno (y generalmente la menos práctica) y hay veces que no sabemos ni hacia dónde vamos. Por suerte y por desgracia, muchas de esas acciones no las haremos nosotros, sino que nos limitaremos a reproducir unas combinaciones que nos van apareciendo en la pantalla al estilo de ese juego de nuestra infancia que se llamaba Simon. Esas combinaciones se usan absolutamente para todo, incluso en las conversaciones con otros personajes (para saber lo que piensan) y hay veces que uno está más pendiente de introducir la combinación correcta que de lo que está sucediendo en el juego. En otras ocasiones tendremos que pulsar de forma alternativa los gatillos L y R.

Supongo que esas tonterías de ir pulsando botones las habrán introducido para que los menos acostumbrados a este tipo de juegos no se duerman, pero la verdad es que lo único que consiguen es exasperar al jugador y hacer que deje de prestarle atención a lo mejor del juego, que es, sin duda, la historia.

En el apartado técnico el juego cumple. Los gráficos no son nada del otro mundo, pero tienen una estética bastante interesante, con escenarios muy detallados. Lo único malo son algunos modelados de personajes. La música y las voces también están muy bien y el doblaje al castellano no chirría. El juego está presentado como una película y dividido en capítulos. De hecho, en los menús del juego se nos presenta todo como si estuviésemos viendo un DVD en lugar de jugando. En algunas secuencias la pantalla se divide en viñetas (ver imagen) para que podamos observar lo que ocurre en dos lugares al mismo tiempo. Generalmente esto ocurre en momentos de tensión.

Como curiosidad os diré que en EEUU este juego se llamó Indigo Prophecy y que metieron la tijera para recortar varias escenas algo subidas de tono y que no se viesen ni tetas ni culos poligonales para no corromper a los niños. Estos americanos…

En resumen: un juego con una buena historia y un aspecto técnico correcto que se ve lastrado por el apartado jugable que no consigue enganchar y puede ser desesperante en algunos casos.

28
jul 2006
SECCIÓN Videojuegos
COMENTARIOS 1 comentario
ETIQUETAS

Un comentario a Fahrenheit

  1. Pingback: [Impresiones] Demo de Heavy Rain | El Desafío Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>