Falta de instinto asesino

Vaya derby soso que nos ofrecieron ayer los dos grandes equipos madrileños (con permiso del Getafe). El Madrid, por seguir fiel al estilo Capello, y el Atlético por no saber sentenciar un partido que tuvo ganado. Lo más destacable del encuentro fueron las anécdotas: que Torres sigue sin marcarle al Madrid, que Raúl marcó su tercer gol en dos partidos, la expulsión de Ramos (inocente, inocente), el acoso y derribo a Guti y las declaraciones de Capello al final del partido. Pero fútbol, lo que se dice fútbol, poquito, poquito…


La cosa empezó perfecta para el Atlético de Madrid, que a los seis minutos ya ganaba con un gol de Mista en una bonita triangulación que la espesa defensa del Madrid no supo parar en ningún momento. A partir de ahí, el Atlético se hizo con el partido y parecía una simple cuestión de tiempo ver cuándo iba a caer el segundo en la portería de Casillas. Mientras tanto, el Real Madrid ni se acercaba a la de Leo Franco. Reyes y Raúl no conseguían abrir las bandas, Van Nistelrooy estaba solo en tierra de nadie y Guti tenía que bajar a intentar sacar el balón desde la defensa ante las dificultades de Emerson y Diarra. Y digo a intentar porque Aguirre tenía bien enseñados a sus hombres, que se turnaban en castigar los tobillos del 14 blanco una y otra vez de forma poco sutil. Hasta cuatro tarjetas recibieron los jugadores rojiblancos por faltas a Gutiérrez.

En esa fase del partido el Atlético perdonó varias ocasiones muy claras para haberse puesto por delante. Y al final, pasó lo que suele pasar: en la primera ocasión más o menos clara del Real Madrid, Raúl enviaba a las redes un centro de Guti (esta vez le dejaron tirar) y se señalaba el dorsal acordándose seguramente de Zapatones. El gol fue un jarro de agua fría para Torres y compañía, que de repente entregaron el balón y lo pasaron moderadamente mal hasta el final de la primera parte.

En la segunda mitad, completamente prescindible, Sergio Ramos se fue a la caseta por doble amarilla (y también por tonto, por qué no decirlo). Le sacaron la primera en el 50 por intentar rematar un balón con la mano, algo reservado a Maradona y absolutamente prohibido para un defensa. Diez minutos después, veía la segunda tras pelear un balón con Torres. Dice Capello que el Niño fingió. Puede ser, pero no hubiese pasado nada si Ramos no se hubiese ganado antes una amarilla absurda. Es entonces cuando Capello se dejó ver: quitó a Guti y Reyes y sacó a Beckham y Raúl Bravo (¡que viva el juego ofensivo!). Poco antes, Aguirre había dado entrada a Agüero por Mista. El argentino tiene maneras de jugador grande, pero necesita algo más que salir en la segunda parte. Si hubiese jugado desde el inicio dudo que el Madrid se hubiese escapado vivo. Precisamente el ex de Independiente tuvo en sus botas el segundo gol aunque su vaselina se fue muy alta.

Y poco más que contar. Ronaldo debutó en liga esta temporada, aunque sólo se le vio al entrar al campo por Van Nistelrooy. En el lado contrario Galletti entró por Petrov, que sorprendentemente no supo aprovechar la falta de velocidad de Mejía en la banda. Un partido soso, como decía al principio, que no despeja las dudas sobre el verdadero nivel del Real Madrid y tampoco permite al Atlético dar un golpe en la mesa y presentar su candidatura a pelear por el título.

02
oct 2006
SECCIÓN Deportes
COMENTARIOS Sin comentarios
ETIQUETAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>