Fede Vico/Raúl de Tomás/Carles Gil

En algún gesto y en su forma de ocupar la banda, puede recordarnos a Albert Riera, pero Fede Vico (Córdoba, 4/7/1994) tiene algo más de baldosa, de esa sutileza que se empeña en ser protagonista también en espacios más reducidos. El cordobés muestra presencia y calidad a partes iguales. Exige el protagonismo del que se siente capaz de desequilibrar en cualquier momento y, partido a partido, evidencia que merece tenerle confianza. Él es el zurdo de una generación que jornada tras jornada se abre paso a lo largo y ancho del fútbol español.

(En Copa, frente al Barcelona, dejó destellos de lo que puede llegar a ser. Lo hizo en los primeros 20 minutos de encuentro. El resto de lo que podía haber dado lo dejó para resolver el partido de liga frente al Huesca con dos goles)

Cuando la pelota mansa le calló a Fernando Torres, completamente solo ante Cassio, a él y a muchos se nos pasaron algunas cosas por la cabeza. Tal vez, ni siquiera son milésimas de segundo, pero una forma de comparar a un delantero con otro es la manera en que cada cual vive ese suspiro antes de resolver la acción. Raúl de Tomás (Madrid, 17/10/1994) también cuenta con la exuberancia de los delanteros de enorme potencial, aunque sin gol puedan ser mucho menos. En ocasiones, da la impresión de dudar en cómo acometer ese soplo o minucia, que también es del tiempo. Si alguien ha medido la velocidad del pensamiento, entenderá que en el delantero solo cuenta la de la intuición.

(A sus 18 años, el del Real Madrid C logró su triplete frente al Marino, demostrando que maneja diferentes formas de remate. Seguiremos atentos a la evolución de su confianza)

Isco se marchó del Valencia por menos de lo que vale medio ramalazo suyo de inspiración. Meses después, Carles Gil (Valencia, 22/11/1992), el que pintaba con la zurda casi todo lo de esa generación en Paterna, se fue silenciosamente cedido al Elche que todos podemos apreciar hoy. Un equipo muy ordenado que cuenta con dos botas izquierdas bien afinadas. La de Fidel casi siempre bien abierta al costado; la del joven Gil más intrépida, aunque con una naturalidad tal, que mosquea ver en su club de propiedad como prácticamente las alternativas para los costados las componen jugadores sistemáticos en su proceder. Es evidente que un poco de volatilidad para esa zona no hubiera ido mal.

(Una vez más, aparecen jugadores que siembran duda en el rival, porque estos últimos saben que encontrarán respuestas ante su intento de anticiparse a la jugada. Esa es la sensación que tuvieron los defensas del Almería, en las muchas ocasiones en que el valenciano les retó, o eso les hizo creer)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>