Game of Thrones 2×01 The North Remembers

Game of Thrones

En junio del año pasado nos despedíamos de la primera temporada de Game of Thrones con un muy buen episodio y muchos deseos y dudas para la segunda temporada. Este domingo se estrenó en Estados Unidos The North Remembers, el primer capítulo de esta nueva etapa. No he parado de leer críticas positivas, pero a mí el capítulo me dejó más bien frío. Os cuento por qué.

A lo largo de la serie y posiblemente desde su misma concepción, los guionistas han tratado de minimizar la confusión de los espectadores ofreciendo posiblemente más información de la necesaria y dándolo todo bien masticado. Muchas de las cosas que son sólo implícitas en los libros aquí se muestran de forma abierta (valga como ejemplo la relación entre Loras y Renly) y otras se repiten hasta la saciedad, como el origen incestuoso de Joffrey, Myrcella y Tommen.

Sin embargo, ahora que empezamos temporada y aparecen nuevas localizaciones y personajes, omiten directamente su presentación. El prólogo de Choque de Reyes nos describe desde los ojos de Cressen, un viejo maestre de Dragonstone (Rocadragón), cómo Stannis Baratheon ha caído bajo el hechizo de Melisandre y se ha convertido a la fe de R’hollor, abandonando a los antiguos dioses. Durante todo el prólogo vemos a un Cressen decrépito, muy preocupado por Stannis, por el que siente un afecto paternal y decidido a hacer lo que sea por librarse de Melisandre. La escena final del prólogo, en la que ambos beben de una copa de vino envenenada, transmite una tensión comparable a la del duelo de Hamlet y dice mucho del gran poder de la sacerdotisa roja.

Mientras tanto, en la serie, si nos ponemos en el lugar de alguien que no haya leído los libros, nos encontramos con una situación extraña que se nos explica torpemente. Sí, vemos que Cressen quiere quitarse de en medio a Melisandre, pero no podemos ser conscientes de los motivos. No podemos entender su preocupación sincera por Stannis y no podemos entender por qué pide ayuda a un Davos del que no sabemos absolutamente nada. En general se da al prólogo de Choque de Reyes muy poca importancia, como si estorbara, para centrarse en personajes y lugares que ya conocemos. Aunque eso implique sacarse de la manga varias conversaciones que no aportan nada: la de Robb con Jaime, la de Cersei con Petyr, la de Joffrey y Cersei…

Centrándonos en el capítulo en sí, las cosas están exactamente donde las dejamos en la anterior temporada. Tyrion llega a Desembarco del Rey con Bronn y Shae para ejercer como Mano del Rey y controlar a Joffrey y Cersei. Robb Stark tiene cautivo a Jaime Lannister y sigue en plena guerra por la independencia del norte. Daenerys tiene a sus dragones, pero lo que queda del khalasar de Drogo agoniza en el desierto. Al otro lado del Muro, Jon Nieve ejerce como mayordomo del comandante de la Guardia de la Noche mientras investigan la desaparición de pueblos enteros. Por último, Bran ejerce como señor de Invernalia aconsejado por el maestre Luwin y sigue teniendo extraños sueños.

Los grandes valores de producción de la serie no han cambiado. Por momentos parece más una película que un producto para televisión. Seguimos teniendo espectaculares escenarios y un magnífico trabajo de vestuario. La presencia de los dragones de Daenerys es casi testimonial, aunque al menos podemos echar un buen vistazo al lobo de Robb. Se nota que es CG, pero no queda mal del todo. Ahora sólo falta que empiecen a tener más presencia. A Fantasma se le echa mucho de menos y, a menos que cambien mucho el guión, tienen que darle más minutos en pantalla con Jon para que tengan sentido algunos hechos posteriores.

Aparte de las ya mencionadas conversaciones inventadas, los principales cambios respecto al libro son la existencia de un tal Alton Lannister (que aparentemente hará el papel de mensajero que Cleos Frey interpreta en los libros) y el papel activo de Joffrey. En los libros el rey-niño es más niño que rey. Se limita a atormentar a Sansa y poco más, mientras Cersei y Tyrion gobiernan en su lugar. Nunca sabe mucho de nada y no parece preocuparle. En la serie Joffrey cuestiona a su madre sobre los rumores de incesto y pregunta por los bastardos de Robert. De hecho, da la impresión de que es él quien ordena sus asesinatos.

En definitiva, estoy contento por la vuelta de la serie, pero creo que este primer capítulo debería haber sido de otra forma. Si dependiera de mí, lo que corresponde al prólogo de Choque de Reyes tendría muchos más minutos y serviría tanto para iniciar el episodio (con la escena de las hogueras en la playa) como para terminarlo (con la muerte de Cressen). Además, hubiese metido una conversación entre Cressen y Davos entre ambas escenas en las que realmente viésemos quién es cada uno y cómo los dos se preocupan por Stannis a su manera. Creo que hubiese hecho que el episodio tuviese un desarrollo más coherente y el final hubiese sido mucho más interesante.

Lo mejor:

  • ¡Ha vuelto la serie!
  • Mantiene todo lo bueno que tenía la primera temporada en cuanto a valores de producción

Lo peor:

  • No hay grandes escenas
  • Se echa en falta más contexto alrededor de los nuevos personajes
  • Alton Lannister. ¿De verdad era necesario inventarse un personaje con los cientos que hay para elegir?
03
abr 2012
SECCIÓN Cine y TV
COMENTARIOS Sin comentarios
ETIQUETAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>