Game of Thrones 3×06-07-08

Game of Thrones

Se me vuelve a acumular el trabajo, así que voy a solventarlo por la vía rápida comentando de una vez los tres últimos (y en su mayor parte intrascendentes) capítulos de Game of Thrones. En el sexto capítulo de esta tercera temporada, The Climb, el hilo conductor es la escalada que lleva a Jon Nieve, Ygritte y un pequeño grupo de salvajes al lado sur del Muro. Una pequeña odisea que sirve para estrechar los lazos entre Jon e Ygritte y para que veamos la manía que Orell le tiene al bastardo de los Stark.

Bran continúa su camino hacia el norte con los Reed y Osha, aunque Jojen ve en sus sueños que Jon no está en el Castillo Negro y deciden ir más allá, a lo que una beligerante Osha se opone en redondo. Precisamente más allá del Muro tenemos a Sam y a Elí, que siguen intentando volver al Castillo Negro. Lo más destacable es ver cómo, en el octavo capítulo, Second Sons, Sam mata por fin a uno de los caminantes blancos con una de las dagas de obsidiana, un acontecimiento que en los libros llega antes y en un escenario diferente.

En el sexto capítulo Arya continúa en manos del grupo de Beric. Cuando logra escapar cae en poder del Perro, aunque por la conversación que ambos mantienen en el octavo capítulo, éste tiene la intención de llevarla a Los Gemelos, donde su tío Edmure va a casarse con una de las hijas de Walder Frey. Es la condición que el patriarca de los Frey ha puesto para apoyar a Robb en la guerra contra los Lannister y los Tyrell.

En Desembarco del Rey nos quedamos con que Tyrion iba a casarse con Sansa y Cersei haría lo propio con Loras. En el octavo capítulo vemos cómo se celebra la boda, cómo Tyrion se emborracha, amenaza a su sobrino Joffrey y decide no consumar el matrimonio con Sansa, algo que alegra sobremanera a la propia Sansa y a una celosa Shae.

De lo mejor que hemos visto en Desembarco del Rey en estos capítulos me quedo con la conversación entre Sansa y Margaery sobre los hombres, que da a entender la amplia experiencia de la futura reina, y la charla entre Lord Tywin y Joffrey que demuestra que quien manda realmente en Poniente no es precisamente quien se sienta en el Trono de Hierro.

El séptimo capítulo, The Bear and the Maiden Fair, nos trae uno de esos momentos míticos de los libros, el enfrentamiento entre Brienne y un oso en Harrenhal y la provindencial intervención de Jaime.

¿Y qué pasa con Daenerys? La heredera Targaryen quiere conquistar Yunkai y para conseguirlo decide tratar de ganarse a los mercenarios que apoyan a los líderes de la ciudad. Aquí conocemos a Daario Naharis, que traiciona a sus propios compañeros y se pasa al bando de Daenerys en una tórrida escena de las que hace tiempo que no nos ofrecía Emilia Clarke.

Hablando de escenas calientes, hay una que lo es mucho, con Theon como protagonista. Para torturarle un poco más, el muchacho de nombre todavía desconocido le envía a dos jóvenes prostitutas y en el momento en que mejor se lo está pasando, le interrumpe y todo da a entender que esta vez le ha cortado algo mucho más importante que un dedo meñique.

También Melisandre nos ofrece alguna escena de cama, esta vez con Gendry, al que se ha llevado a Rocadragón para aprovechar el poder de su sangre real.

En general la calidad de la serie ha bajado un poco en estos tres últimos capítulos respecto a los anteriores. Imagino que porque son capítulos de transición que preparan el terreno para lo que será el final de temporada. Me temo que el siguiente episodio también será del mismo estilo, pero todo sea para que dejen a mucha gente boquiabierta con el décimo y último.

24
may 2013
SECCIÓN Cine y TV
COMENTARIOS Sin comentarios
ETIQUETAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>