Hoy habrá Campeón de América

La mejor herencia sudamericana del pasado Mundial de Sudáfrica se da cita esta noche (hora de Europa) en el Monumental de Núñez. Uruguay y Paraguay se disputan un cetro en el que han presentado trayectorias diferentes desde que hace más de tres semanas se iniciara esta Copa América de Argentina 2011.

Si bien Uruguay comenzó la competición con un ritmo tenue, fue cargándose de potencia con vistas a los cruces. Tuvo el más complicado frente al anfitrión y, frente a una de las revelaciones, Perú, mostró todas sus virtudes: el fiel compromiso en la presión de la delantera y el medio campo y una buena capacidad de definición con  Luis Suárez por encima del resto.

En definitiva, Uruguay era el equipo más trabajado de los que sabía que tenía serias opciones al título (no sabemos si muchos más tenían esa confianza). Paraguay, por el contrario, se presentaba como aspirante a hacer un buen papel, después de la buena imagen en el mundial pasado. E incluso, si sus piezas más importantes llegaban al cien por cien, no se podía considerar descabellado que llegara hasta dónde ha llegado.

Por eso, en este punto es difícil afirmar si la selección guaraní es más peligrosa con todos sus jugadores en plenas condiciones o con la compañía de la fortuna por una tarde más. En el partido frente a España, en Sudáfrica, el equipo de Martino mostró toda su fuerza para presionar con vigor en muchas zonas del campo, dio la cara como nunca, pero se fue para casa cuando la técnica de los españoles dijo que había llegado el momento.

En La Plata, en uno de los peores partidos de los paraguayos, se deshicieron de Brasil de forma milagrosa. A veces, el poso que deja el trabajo bien hecho es como la ligera corriente que lleva a los náufragos hasta la orilla. Así es y así ha llegado Paraguay a la final. Nadie debe fiarse de ellos.

El torneo de Guerrero

Si alguien ha llegado a este torneo pleno de forma física, ese ha sido Paolo Guerrero. Desde el inicio del campeonato nos mostró, con sus carreras ante los defensas rivales, que venía para llegar hasta el final del campeonato. No se ha podido hacer con el título, pero dirigiendo a su selección con ímpetu y olfato goleador ha alcanzado la tercera plaza con un triplete apoteósico frente a la otra revelación, la Venezuela del estudioso Farías.

Si esta ha sido la Copa América de las sorpresas, ayer fue su verdadera final. Dos equipos con un trabajo interesante, con pocos pasos, todavía, pero bien dados y que deberían empezar a consolidarse en las eliminatorias para el próximo mundial. Dos equipos a los que pocos esperaban y que van a convertir los clásicos sudamericanos que están por venir en verdaderas batallas. Ya pocos se van a olvidar de Chiroque y Vizcarrondo; de Cíchero o de Balbín. Para que un campeonato quede grabado de una forma especial requiere de nombres desconocidos que nos marquen el recorrido de sus equipos para la posteridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>