Hoy sí, mañana tal vez no

Ocultos, bajo la tensión de un enfrentamiento de Copa como el de ayer, se disputaron otros partidos. Todos ellos amistosos pero con algún atractivo y curiosidad. En este sentido la palma se la llevó el SD Amorebieta-Athlétic Club de Bilbao.

Joaquín Caparrós sigue con su idea de trabajar a largo plazo aunque las cosas no le estén saliendo como él querría. Sigue en su línea de realizar jornadas técnicas con chicos de diferentes categorías, y por puestos, semana tras semana. Y desde que, hace pocas, el primer equipo cayera frente al Racing de Santander en Copa, el sevillano tomó la decisión de jugar amistosos a mitad de semana. Evidentemente, los habituales no han disputado apenas minutos, pero lo llamativo no era eso y sí la inclusión de dos críos: Iker Muniáin (19-12-1992) y Jonás Ramalho (10-06-1993), media punta y defensa respectivamente.

Ante la discreta y preocupante marcha del primer equipo, las opiniones ante esta decisión, son diversas por parte de los aficionados. Unos piensan que es una forma de narcotizarlos con una noticia llamativa a mitad de semana y otros, ante el carácter siempre emprendedor del técnico, siguen aplaudiendo las decisiones.

No hace falta alinearse en ninguna de las dos posiciones, sólo recordar que allá donde ha estado Caparrós ha dado salida a todo aquel que en los escalafones inferiores sorprendía por tener algo diferente al resto. Lo hizo con Capel, Navas y Ramos en el Sevilla; los tres eran muy jóvenes cuando debutaron. Y en el Deportivo no tuvo tiempo de hacerlo con David Rochela o Juan Domínguez pero sí con un interesante delantero como es Adrián López.

En el caso de los dos imberbes leones la decisión es llamativa por la edad, pero si conociéramos su trayectoria no lo sería tanto. Los que han visto jugar a Muniáin hablan de un futbolista que puede marcar una época: espectacular cambio de ritmo y gol. Los que hablan de Ramalho destacan su sobrada capacidad atlética. Pero en ambos casos también coincide un preciso trato del balón. Además, Muniáin, que es algo más “mediático” que el defensa (de momento), lleva el mismo camino que Bojan Krkic en cuanto a internacionalidades.

Pero hay ocasiones en que ni siquiera todo eso importa. Con Caparrós en La Coruña, Rochela y Domínguez eran carne de primera a no mucho tardar. Ahora, ¿cuándo lo serán? Desde fuera se pueden hacer muchas lecturas, y lo primero que uno entiende, observando los pasos que da el de Utrera, es que la edad no importa y que el jugador se forma para poder alcanzar el primer equipo. Me gusta esta filosofía valiente que, transmitida a los jóvenes, genera una ambición necesaria en este juego. Pero llegados a este punto es el momento de alertar sobre el gran peligro: ¿qué ocurre si se da un cambio de técnico?

Lo normal es que desde un principio las urgencias invadieran el club y que estos chicos volvieran a la rutina anterior, la de cualquier club medio. Por lo que desaparecería la atención que se les estaba prestando. Ahí podría surgir el descalabro: se les muestra un camino que es el correcto en relación a sus cualidades y, de repente, ya no lo es. Entonces se enfrentan a otro reto dos niños de 14 y 15 años, sin guía y sólo su cabeza para entender las decisiones que toman los mayores sin que esto corte el desarrollo de dos chavales con unas tremendas condiciones. Y atención, que no es la primera vez que ocurre y nos hemos llevado un chasco.

3 comentarios a Hoy sí, mañana tal vez no

  1. Siempre he pensado que precisamente sus ideas respecto a la cantera y los jóvenes son las responsables de que Caparrós esté en el Athletic. Confiaba en que las cosas le saliesen mejor, pero creo que necesita un proyecto a largo plazo para que chavales de la edad de Ramalho o Muniáin vayan llegando al primer equipo con regularidad.

    Por cierto, es la entrada 100 en la categoría de Deportes ;)

  2. Pep-Martí says:

    Caparrós, si lo dejan trabajar, puede sacar al Athletic de abajo, lo viví como sevillista y estoy seguro que en Bilbao hará lo mismo.
    Su filosofía respecto a la cantera concuerda mucho con la del club.
    Cierto es que no soplan buenos vientos para la cantera bilbaína, ya que parece ser que tras la explosión de Yeste, Tiko, y más acutalmente Susaeta o LLorente, pocos son cachorros que salen de abajo.

  3. Víctor Sancho says:

    Bueno, Tiko llegó de Osasuna. Pero sí tiene algunos jóvenes de gran pontencial, como Javi Martínez o Amorebieta. Además le viene una buena hornada de chavales desde el filial, donde está Ismael López, y pasando por las demás categorías hay bastante calidad. Y posiblemente las dos mayores perlas son Tanto Muniáin como Ramalho, con los que habrá que tener paciencia, pero si todo sigue un curso normal, literalmente os van sorprender. Al tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>