[Impresiones] Deus Ex: Human Revolution

Deus Ex: Human Revolution

Detroit, año 2027. Los implantes biomecánicos son la última moda y Sarif Industries es una de las compañías punteras en este campo. Adam Jensen, nuestro protagonista, trabaja como jefe de seguridad para esta compañía. Deus Ex: Human Revolution comienza cuando Jensen ha de escoltar a la doctora Megan Reed, una antigua novia, a anunciar un avance científico que podría cambiar la historia de la humanidad. Antes de eso, sin embargo, el edificio de Sarif Industries es atacado por un grupo terrorista que mata a la doctora Reed y a su equipo y deja a Adam al borde de la muerte.

Seis meses después Adam se reincorpora al trabajo después de haber recibido numerosos implantes. Tiene nuevos brazos, nuevas piernas e implantes cerebrales que le dan numerosas habilidades. Su vuelta al trabajo tiene que ver con un nuevo asalto con rehenes en una de las instalaciones de Sarif en Detroit. A partir de ahí tendremos que ir investigando el pasado para descubrir a los responsables del primer ataque y desvelar una complicada conspiración. Suena bien, ¿verdad?

Si el argumento de Deus Ex: Human Revolution te parece atractivo, el estilo de juego lo es todavía más. Simplificando mucho podríamos decir que se trata de un FPS, pero realmente no lo es. Sí, es (casi siempre) en primera persona; y sí, las armas de fuego tienen una gran importancia, pero lo cierto es que el juego te anima a infiltrarte sin ser descubierto y a no usar fuerza letal a menos que sea absolutamente necesario. ¿Casi siempre en primera persona? Sí, casi siempre, porque las coberturas son una gran parte del juego y al cubrirnos detrás de cualquier elemento o pared la vista pasa a tercera persona. Las coberturas nos sirven para ocultarnos de los disparos enemigos pero, sobre todo, para que no nos detecten.

Deus Ex: Human Revolution

Cuando hacemos las cosas bien, el juego nos premia con puntos de experiencia. Cuantos logramos una determinada cantidad no pasamos al siguiente nivel, sino que obtenemos la posibilidad de mejorar a nuestro personaje gracias a un punto de Praxis. Estos elementos podemos comprarlos también en determinadas clínicas e incluso nos los podemos encontrar por el mapeado. Normalmente abrir una nueva habilidad cuesta dos Praxis y realizar mejoras dentro de ella, un punto.

Las mejoras que podemos aplicar a Jensen van desde las típicas de resistir mejor los disparos enemigos o saltar más alto, hasta poder romper paredes debilitadas, evitar que nuestros enemigos oigan nuestros pasos, poder saltar desde cualquier altura o incluso invisibilidad temporal. Además, disponemos de herramientas sociales para dirigir las conversaciones hacia donde queremos (con un sistema similar al de, por ejemplo, Mass Effect, aunque sin las opciones de moralidad) o hackear los ordenadores y puertas de seguridad que encontremos con mayor facilidad.

Quizá el hackeo sea precisamente una de las cosas que menos me gustan del juego. El hackeo lo usamos para acceder a estancias cerradas, piratear los controles de seguridad de puertas, cámaras y bots o acceder a la información que hay en los numerosos ordenadores distribuidos por el juego. La alternativa al hackeo es encontrar los códigos y contraseñas que nos permiten hacer estas cosas en agendas de bolsillo o en otros ordenadores que no estén bloqueados, pero lo cierto es que al final tendremos que hackear más de lo que sería conveniente. El sistema de hackeo no es complicado una vez lo dominamos, pero puede llegar a aburrir.

Deus Ex: Human Revolution

La mecánica del juego funciona a través de misiones. Por una parte tenemos una misión principal que tiene que ver con desvelar la conspiración contra Sarif Industries. Por el otro, misiones secundarias (no demasiadas) en las que ayudamos a algunos personajes y que nos permiten obtener más experiencia y dinero. Normalmente disponemos de una ciudad dividida en varios distritos que podemos recorrer y en la que podemos interactuar con la gente (tampoco demasiado), encontrar objetos ocultos, acceder a zonas secretas que nos dan más experiencia…

Gráficamente el juego no rompe moldes, pero estéticamente está muy cuidado. Los escenarios de aspecto ligeramente futurista, el tono anaranjado de las ciudades y la vestimenta y estilismo de todos los personajes, incluyendo a los NPC, es bastante impresionante. Se nota que hay mucho trabajo detrás. El sonido también ayuda a crear la atmósfera en la que se desarrolla el juego y nos da pistas y avisos cuando accedemos a zonas en las que podemos ser descubiertos.

La dificultad de este Deus Ex es aceptable. El juego no es un paseo en el modo normal, pero sólo sufrimos realmente en determinados puntos. Además, una de sus grandes bazas es la libertad que ofrece para animarnos a probar a hacer las cosas de forma distinta. Si no conseguimos pasarnos una zona echando mano del sigilo, podemos sacar la artillería y viceversa. Un ejemplo: una de las zonas más jodidas al principio del juego es infiltrarnos en una comisaría de policía. Sin embargo, si conseguimos convencer a un antiguo compañero de Jensen, podemos lograr que nos deje entrar.

Deus Ex: Human Revolution es un juego altamente recomendable. Llevo jugado algo más de la mitad y me parece una maravilla. Si os gusta la saga Metal Gear, la ciencia ficción o la estética cyber-punk, con unos toques de cine negro, os encantará. Aprovechad que en estos momentos su precio bajo y haceos con él.

27
jun 2012
SECCIÓN Videojuegos
COMENTARIOS 2 comentarios

2 comentarios a [Impresiones] Deus Ex: Human Revolution

  1. Pingback: Tráiler y gameplay de Remember Me | El Desafío Digital

  2. Tommie Cozadd says:

    Hola. Encontre tu web mientras revisaba algo en msn. Tu argumento esta muy bien dicho. Felicitaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>