[Impresiones] Final Fantasy XIII

Después de años de espera, Final Fantasy XIII ya ha llegado a nuestras consolas para decepcionar a propios y extraños. Sí, decepcionar, porque creo que pocos han quedado satisfechos con esta entrega. De hecho, me atrevería a decir que las impresiones generales han sido peores que con el injustamente tratado Final Fantasy XII. Sin embargo, los motivos de las críticas a ambos son similares: los dos se atrevieron a cambiar la mecánica de la saga.

Porque sí, porque somos (los jugadores en general) muy difíciles de complacer. Éramos muchos los que pedíamos cambios urgentes en Final Fantasy, pero han sido pocos los que han sabido aceptar esos cambios. Parte de la culpa es de los desarrolladores, que han cometido errores de bulto, pero nosotros también tenemos algo de responsabilidad.

En Final Fantasy XII se optó por mantener un desarrollo muy similar al de entregas anteriores pero cambiando el sistema de combate: se eliminaron los combates aleatorios y se sustituyeron por unos casi en tiempo real donde controlábamos a un personaje directamente y al resto de forma indirecta, a través de los famosos gambits. A muchos no les gustó y por eso en Final Fantasy XIII se ha dado un paso atrás en mi opinión innecesario.

Pero empezaré por el principio. Final Fantasy XIII nos sitúa en el mundo de Cocoon, una especie de paraíso protegido por los Sanctum fal’Cie, unos seres de enorme poder que hacen que todo funcione como debe. Sin embargo, existe otro mundo, Pulse, con el que Cocoon está en guerra. Este mundo también cuenta con sus propios fal’Cie, que esclavizan a los seres humanos y los convierten en l’Cie, obligándoles a cumplir una misión. Si no lo hacen, se transforman en unos seres monstruosos conocidos como Cie’th.

A diferencia de otros Final Fantasy, esta decimotercera entrega no tiene un desarrollo lineal. Podríamos decir que la historia comienza in media res, cuando ya han sucedido muchas cosas que desconocemos y que nos irán descubriendo poco a poco a través de flashbacks. Otra diferencia respecto a anteriores títulos de la saga es que se trata de un juego coral. Aunque Lightning salga en la portada, lo cierto es que el protagonismo está muy repartido entre todos los personajes y, en las casi 20 horas que llevo yo, el personaje al que controlas va cambiando de forma automática casi cada media hora. Esa forma de contar la historia es entretenida y los personajes van ganando en carisma e interés a medida que avanza el argumento y conoces más sobre su pasado. Sin embargo, no acabo de tener claro que encaje en un juego de rol.

En cualquier caso, el problema de Final Fantasy XIII no está en su argumento, sino en su mecánica. Mucho se ha hablado de su linealidad y quienes se han quejado tienen muchísima razón. Durante el juego sigues básicamente una línea recta con pequeñas bifurcaciones que a) acaban llevando al mismo sitio o b) simplemente están ahí para ocultar las esferas que hacen las veces de cofres. Esto es totalmente inaceptable. La exploración es igual a cero y si a esto le sumamos la ausencia de pueblos, dos de las mejores cosas de los RPG tradicionales brillan por su ausencia. Los enemigos se ven en pantalla, como en Final Fantasy XII, pero no se combate con ellos sobre el mismo mapeado (no entiendo por qué), sino que tenemos una de esas odiosas pantalla de transición. Aunque los combates no sean al azar, en general tampoco eliges realmente a qué enemigos te enfrentas y a cuáles no porque los escenarios no suelen ser lo suficientemente amplios como para esquivarlos.

En el combate en sí controlamos únicamente al personaje líder, mientras que el otro u otros personajes que nos acompañan son controlados por la IA en función de su clase. Esas clases corresponderían a grandes rasgos al sistema clásico de la saga, pero cambiando los nombres. Tenemos trabajos que hacen que los personajes se centren en atacar, otros que mejoran las habilidades de los compañeros, otros que se ocupan exclusivamente de la curación…

Las clases se combinan con los paradigmas, que son las distintas formaciones que podemos generar y personalizar desde el menú. Por ejemplo, podemos tener una formación en la que nuestro líder tenga la habilidad Commando, el equivalente a los guerreros de toda la vida, y que los otros dos personajes sean Ravagers (el equivalente a los magos), pero también podemos tener otra formación en la que el tercer personaje sea un Medic o sanador. Durante el combate podemos ir cambiando de una formación a otra de forma inmediata. En general el sistema no es malo, pero se echa de menos poder afinar mejor lo que hacen nuestros compañeros.

La barra ATB vuelve a estar presente, aunque ahora no nos limitamos a introducir el comando cuando ésta se llena, sino que podemos seleccionar varias acciones antes y éstas se irán ejecutando en orden cuando la barra finalice. También vuelven las invocaciones, Eidolons, que tienen varias fases. En la primera de ellas nos ayudan como un personaje más y en la segunda se transforman en algún tipo de vehículo y podemos ir realizando acciones y culminarlas con un devastador ataque.

Lo que menos me gusta del nuevo sistema de combate es una barra que tiene cada enemigo que se va rellenando al recibir ataques. Cuando se llena del todo, el enemigo se queda temporalmente en un estado en el que es mucho más vulnerable. Creo que es un añadido innecesario que no aporta demasiado a la mecánica.

Otra de las cosas que sorprenden de Final Fantasy XIII es que los enemigos no nos dan experiencia, sino una serie de puntos que debemos gastar para ir desbloqueando habilidades y atributos. Lo de las habilidades es parecido a lo que ya vimos en Final Fantasy X y XII, pero yo personalmente echo de menos la experiencia y los niveles casi tanto como echo de menos la exploración libre, el mapa del mundo y los pueblos.

Técnicamente el juego no tiene pega alguna. No sé cómo será la versión de Xbox 360, pero la de PS3 es espectacular. Buenos modelados, buenas texturas, excelentes animaciones faciales y unas FMV que entrega tras entrega siguen sorprendiendo. La estética es más cuestionable, muy barroca y recargada. Muy nomuriana, vamos. La música es buena, aunque de momento no tiene melodías memorables y me gustaría que estuviesen presentes algunas de las músicas típicas de la saga.

No soy ningún talibán y no me rasgo las vestiduras si una saga decide dar un cambio. De hecho, siempre he dicho que Final Fantasy XII me parecía un buen juego y que marcaba el camino a seguir hacia una modernización de la serie. Sin embargo, hay cambios y cambios. En Final Fantasy XIII hay algunos buenos (un sistema de combate más ágil, una narrativa menos tradicional) pero hay otros que no lo son tanto: básicamente su desarrollo tan lineal, la ausencia de ciudades y tiendas (hay que ver lo que cuesta conseguir armas nuevas que merezcan la pena), la vuelta a la pantalla de transición en los combates y toda una serie de elementos que no gustarán a muchos. En cualquier caso, la historia y los personajes son lo suficientemente interesantes como para seguir jugando. Cuando lo termine volveré a contaros si he cambiado de opinión.

21
abr 2010
SECCIÓN Videojuegos
COMENTARIOS 8 comentarios
ETIQUETAS

8 comentarios a [Impresiones] Final Fantasy XIII

  1. Pingback: Tweets that mention [Impresiones] Final Fantasy XIII | El Desafío Digital -- Topsy.com

  2. Fer says:

    Yo me lo pasé ayer después de 60 horas y a mí me ha gustado. Para mí no está a la altura del X, pero sí que me ha gustado más que el XII, cuyo sistema de batalla e historia contada “tan desde arriba” aborrecí hasta la saciedad.

    Yo soy de esos que cuando juegan a un juego pasan de todo lo extra y van al grano para disfrutar de la historia, así que la linealidad más que molestarme, la he agradecido.

    Eso sí, la historia para mi gusto ha ido perdiendo fuelle a medida que he ido avanzando y ha terminado en un final que me ha parecido completamente anticlimático.

    En fin, a ver qué tal el versus…

  3. Ya sé que en el tema del FFXII no nos vamos a poner de acuerdo, pero ¿de verdad te ha gustado más este sistema de combate que el del XII? En el XII al menos podías controlar al detalle cómo iban a reaccionar tus aliados. Aquí se dejan demasiadas cosas al azar. Además, he echado de menos el poder moverme libremente y, desde luego, hubiese preferido tener las enormes ciudades y los mapeados gigantescos del XII.

    A mí tampoco me gustan las excesivas complicaciones, pero un juego en el que te limitas a ir hacia delante sin más es un coñazo. Cada partida que juegues va a ser idéntica a la anterior.

    El XIII únicamente me parece superior en los personajes y la historia y, lógicamente, en los gráficos, pero eso era de esperar. Por lo demás me parece un paso atrás.

  4. Yoids says:

    Yo estoy con Fer, no me importa la linealidad xD
    Al principio estaba muy asustado con el sistema de combate, no me gustaba en absoluto la existencia de un botón de “auto-ataque” (y menos que fuera tan efectivo).
    Pero según fui jugando, el sistema de combate cada vez me gustó más. Me enamoré de él cuando en un combate vi que tenía que sincronizar/adelantar mis ataques para conseguir aturdir a un bicho, cuando descubrí que por fin en un FF los debuff eran buenos y los usaba constantemente, que había combates francamente difíciles (yo me saltaba todos los combates que podía para ir pillado de XP adrede, y a veces tenía que reintentar 3 ó 4 veces un combate normal!), etc…

    Desde luego es un juego que engancha con el tiempo, sobretodo porque su jugabilidad tarda 20 horas en desbloquearse.

    La historia me encantó (hasta el último disco, donde se hundió miserablemente), el sistema de mejora de los personajes lo aborrecí (para darme 0 opciones me hacen moverme por una mierda 3D que es un cacao?) y el sistema de mejora de objetos me gustó pero me pareció mal implantada.

    Pero sin duda alguna, lo mejor del FF13 es el desarrollo de los personajes. Cuando lo comparo con el FF12 es que me entra la risa. El chocobito del pelo de Sazh está más desarrollado que Vann.

    Hasta Vanille me acabó encantando, con eso lo digo todo.

    Ya nos contarás al acabarlo, o al menos al llegar al capítulo 11. (Es básicamente otro juego distinto)

  5. Fer says:

    “Otro juego distinto” la hostia de difícil, todo sea dicho.

  6. Pingback: Final Fantasy XIII-2 ya es oficial | El Desafío Digital

  7. Pingback: Información sobre los nuevos Final Fantasy | El Desafío Digital

  8. Pingback: Tráiler y fecha de Lightning Returns: Final Fantasy XIII | El Desafío Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>