[Impresiones] Need for Speed: The Run

Need for Speed: The Run

Need for Speed: The Run es la última entrega de la conocida saga de conducción de EA y con ella se ha intentado darle un nuevo aire a la saga ofreciendo un argumento a priori más elaborado, con algunas caras conocidas interpretando a los protagonistas y algunas cinemáticas. Por no mencionar el uso del popular motor Frostbite 2 (el de Battlefield 3).

El protagonista del juego es Jack Rourke (Sean Faris), un experto piloto que debe muchísimo dinero a una organización mafiosa. Para intentar saldar su deuda, participará en una carrera ilegal (estilo Gumball 3.000) desde San Francisco a Nueva York, cruzando los Estados Unidos de oeste a este. Jack contará con la ayuda en carrera de Sam Harper (Christina Hendricks). Las modelos Irina Shayk y Christine Teigen prestan su imagen a otros dos personajes del juego.

Need for Speed: The Run

Esa larga carrera ilegal a través de varios estados la disputaremos dividida en varias pruebas. En unas el objetivo será adelantar a un determinado número de competidores antes de que acabe el trazado y en otras competiremos contra el crono y habrá que pasar varias metas volantes antes de quedarnos sin tiempo. Además de los coches de los competidores, tendremos que estar atentos a los coches “civiles” que pasan por allí y con los que podemos encontrarnos al girar una curva.

A medida que corremos se va rellenando nuestro medidor de nitro que podemos activar con la X para darnos un empujoncito. Saber cuándo usar esto es clave para poder superar a los rivales. Además de la habilidad con el mando, también tendremos que saber elegir el coche adecuado al trazado. NFS: The Run cuenta con un sistema de rewinds que nos permite volver al último punto de control para no tener que repetir la carrera de nuevo. Si destrozamos el coche, se activará automáticamente, pero también podemos usarlo nosotros si vemos que hemos perdido mucho tiempo por un choque o un trompo. Lógicamente, esos rewinds están limitados.

The Run ofrece también el ya imprescindible modo multijugador, potenciado por el sistema Autolog que nos permite comparar nuestro rendimiento con el de nuestros amigos. Además, para aumentar algo más la rejugabilidad en el modo para un jugador, también tenemos una serie de misiones independientes en las que vamos obteniendo distintas medallas y desbloqueando nuevos desafíos. Aparte de esto, al realizar derrapes o distintos tipos de adelantamientos el juego nos premia con puntos de experiencia que sirven para subir nuestro nivel, desbloquear nuevos vehículos y nuevas pruebas. Ese nivel es común a todos los modos de juego. Es decir, que la experiencia que consigamos en el modo historia se suma a la que logremos en los desafíos individuales o en el modo multijugador.

Need for Speed: The Run

Técnicamente el juego es bastante impresionante, especialmente en los entornos abiertos. En los urbanos sólo podemos seguir un camino prefijado y las flechas brillantes que nos indican ese camino quedan como el adhesivo de una discoteca en un Alfa GT. Pero en los entornos rurales no existe ese problema y encontramos carreteras que serpentean por la falda de una montaña, con un abismo a nuestra derecha y el sol poniéndose a lo lejos, detrás de las nubes. Casi dan ganas de parar el coche en la cuneta y ponerse a hacer fotos.

Soy un paquete en los juegos de conducción. Pierdo con todo el mundo. Con todos, en serio. Nunca he jugado contra un manco, pero seguramente también perdería. En este Need for Speed: The Run también he tenido ya varios momentos en los que he tenido que repetir una carrera varias veces antes de poder lograr el objetivo que me pedían. No es un problema de control del juego, que me parece una buena mezcla entre un control puro de simulación y un control más arcade. Los coches responden de una forma aceptablemente realista. No te da la sensación de poder hacer un trompo en cualquier momento, pero tampoco de ir sobre raíles.

Las principales pegas que he escuchado sobre el juego tienen que ver con lo desaprovechado que está su argumento. No he avanzado lo suficiente para comprobarlo, así que me guardaré mi opinión al respecto. De momento prácticamente todo lo que he visto y probado en el juego me ha gustado. En cualquier caso, en un título de conducción no espero una gran historia. Lo importante son las carreras y creo que Need for Speed: The Run cumple sobradamente en ese aspecto. Lo que sí echo de menos es que en el modo historia no puedas hacer otras cosas cuando te atascas en una carrera. Supongo que el magnífico Burnout Paradise me malcrió en ese sentido.

24
dic 2011
SECCIÓN Videojuegos
COMENTARIOS 1 comentario

Un comentario a [Impresiones] Need for Speed: The Run

  1. Pingback: [Análisis] SSX | El Desafío Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>