[Impresiones] The Legend of Zelda: Skyward Sword

The Legend of Zelda: Skyward Sword

Pensaba esperar hasta que lo terminase para comentar algo de The Legend of Zelda: Skyward Sword, pero estos dos últimos meses han estado muy cargados de grandes lanzamientos. Pese a todo, llevaré ya un 70% del juego aproximadamente, así que creo que puedo ofrecer mis impresiones con argumentos más que suficientes. Soy un gran aficionado a la saga desde el magnífico Link’s Awakening de GameBoy y para mí Zelda es sinónimo de calidad. Sin embargo, con este Skyward Sword me está costando enamorarme.

Si hacemos caso a la cronología oficial, The Legend of Zelda: Skyward Sword sería cronológicamente el primer Zelda. Esta vez Link es un aprendiz de caballero que vive en una isla que flota en el cielo, separada de la corrupta superficie por una diosa. Con sólo cuatro pinceladas se nos describe la cultura de este extraño mundo sobre las nubes en el que se usan unos pájaros gigantes para desplazarse.

Tras los primeros minutos de juego y las escenas que nos permiten ver cuál es la relación entre Link y Zelda, la muchacha es arrastrada por un torbellino y cae a la superficie. Link irá tras ella y poco a poco irá descubriendo el mundo que hay bajo las nubes y el papel que él y Zelda juegan en el destino de la humanidad. A partir de ahí tenemos un poco lo de siempre: Link va recorriendo distintos escenarios, adentrándose en mazmorras que son complejos puzzles en sí mismas, obteniendo objetos que le permiten acceder a nuevos lugares y derrotando a peligrosos enemigos que requieren del uso de esos objetos mencionados.

The Legend of Zelda: Skyward Sword

Esta vez el arsenal de Link está compuesto por objetos ya habituales, como el gancho, las bombas, el arco o el tirachinas y otros novedosos como un látigo o un escarabajo mecánico controlado de forma remota. Todo muy variado y aceptablemente divertido de usar con el wiimote, aunque reconozco que mis primeros intentos haciendo rodar las bombas fueron un fracaso absoluto. Además, nuestro héroe cuenta con la ayuda de una inteligencia artificial que hace las veces de guía y enciclopedia parlante.

Skyward Sword es un buen juego, de eso no hay duda. Cumple con lo que esperamos en general de un Zelda, pero hay cosas que no me gustan. La primera y fundamental es el control. Puede que el control por movimiento sea el futuro, pero por ahora, donde esté un buen mando, que se quite todo lo demás. Sí, vale, está muy chulo lo de levantar la espada y, una vez te acostumbras, también es útil para nadar o volar, pero quizá soy demasiado old-school para disfrutarlo plenamente.

Tampoco me acaba de convencer el estilo gráfico. Esta vez se ha buscando algo a medio camino entre la estética realista de Twilight Princess y algo más cartoon, del estilo de The Wind Waker. No tengo problemas con un estilo o con el otro, pero este híbrido extraño me resulta chocante. Además, echo de menos una mayor resolución. Si habéis visto este Zelda emulado con Dolphin a 720p ya sabéis de qué os hablo.

The Legend of Zelda: Skyward Sword

Pese a esas dos críticas y alguna otra cosilla desesperante (por ejemplo, que cada vez que cojas un objeto o insecto por primera vez durante una sesión de juego, te tengan que recordar qué es) estamos ante un muy buen juego, como no podría ser de otra forma tratándose de esta saga. De hecho, Skyward Sword es uno de los mejores juegos del año. No estaría en mi top 3, pero se quedaría muy cerca y esto lo digo antes de jugar el sin duda interesante final del juego y dedicarme durante horas sin fin a conseguir todos los secretos que, al fin y al cabo, es lo que mola en un Zelda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>