Jesé contra Gerard: ¿el duelo del futuro?

Para nada es casualidad. Arrancar desde su propio campo y deshacerse de cuanto rival le sale al paso, en una exuberante demostración de técnica y velocidad. Llegar al área grande y fintar ante tres rivales, para romper la pelota con el empeine, dibujando una comba que sacude la mirada del portero.

El gol de Jesé Rodríguez a Las Rozas es uno más de su repertorio; su tanto con el juvenil blanco de división de honor es con el que sueñan los niños cada día, y él da la sensación de poder dibujarlo cada tarde.

Para el aficionado medio, el Europeo sub 17 de Liechtenstein pasó como una sección intrascendente de un informativo. Distraídos con las últimas bocanadas de Pellegrini y el ejercicio de supervivencia del Inter de Mourinho en el Camp Nou, pocos se percataban del encuentro de genios que se estaba dando en una competición menor de la Uefa.

Nunca un combinado de la categoría había presentado dos jugadores tan debastadores en sus filas. A Jesé, que convierte en algo cotidiano el gol de Ronaldo al Compostela, se le unía otro jugador de los que nace muy de vez en cuando.

Gerard Deulofeu lleva desde benjamines rememorando de la mejor forma, práctica, las plásticas carreras de Johan Cruyff. Posee un cambio de ritmo innato y una capacidad arrolladora de desborde. Unas cualidades que, en ocasiones, le hacen olvidar que el juego tiene otras cosas, en lo colectivo, igual de importantes o más.

Más allá del individualismo, que marca lo mejor del juego de estos dos jóvenes talentos, es la coincidencia en el tiempo lo más sorprendente. Si ambos siguieran con la progresión que han llevado hasta ahora, podríamos encontrarnos en un tiempo con dos jugadores españoles de un estilo que poco tiene que ver con lo que el aficionado local ha visto en el futbolista nacional.

Cruyff, Maradona, Ronaldo o Messi son ejemplos como para pensárselo, y es cierto que la Liga ha contado con otros genios, pero la explosividad y el control de la pelota, y el largo aliento para sostener una genial y larga jugada, son dotes que Jesé y Gerard llevan repitiendo en todas las categorías en las que han jugado.

Y aunque las cualidades de los chicos son estas y no otras, seguimos hablando de juveniles. Abriendo el capítulo de lo precabido, Gerard (si él quiere) tiene la autopista abierta hasta el primer equipo con su anormal talento (eso ya no se pierde). Algo muy diferente a lo que sucede en el Real Madrid, donde, sarcásticamente hablando, sólo falta que arenguen a los chicos para que no intenten derrumbar el grueso muro que les separa del primer equipo.

La cantera blanca se ha convertido en un depósito de jóvenes con grandes condiciones que no se desarrollan por una falta de definición de lo que se quiere de ellos. Al final, salvo en casos extraordinarios de amor propio, se da una situación de largo estacionamiento, que provoca que tarden más tiempo en asimilar otros conceptos que el fútbol de elite exige hoy. La escuela del Real Madrid se ha convertido en una fábrica de jugadores poco hambrientos en sus últimas etapas de formación.

Hay mensajes que duelen mucho más que cualquier derrota. De nada sirve que seas un privilegiado, que tengas una gran zurda y que tu progresión sea inmaculada en la cantera de uno de los clubes más laureados de la historia. De todo esto le podría hablar Pablo Sarabia a Jesé.

Hablamos del jugador más desequilibrante del Castilla con 18 años, y que lo natural, según las decisiones que han ido tomando sobre él los técnicos de la cantera, es que a no mucho tardar fuera entrando en los planes del primer equipo. Pero ya se sabe que los dirigentes de ese club viven bastante alejados de lo terrenal. Si el que aprieta fuerte desde abajo es un interior zurdo, ellos fichan a tres de 19, 22 y 23 años. Sin duda magníficos futbolistas, pero si tienes a uno de la casa (algo que refuerza lazos) que puede alcanzar ese nivel, más joven y que te va a provocar menos gastos, la deducción y el comentario, de inocente, es hasta increíble.

Cuando uno tiene el talento y los 17 años de Jesé, las ganas lo pueden todo. Se van superando metas hasta que, como ya le ha ocurrido a otros, la ilógica se presenta como un muro infranqueable que se ríe de todo lo que tiene que ver con la formación, superación y todas las buenas intenciones. En ese momento, donde hay que dar el paso clave para convertirse en profesional, llega el estacionamiento en la cantera blanca. Muchos perdieron bastante tiempo en esas dudas, otros, desde no hace tanto, se marcharon ante el primer gesto de desconfianza.

19
oct 2010
SECCIÓN Deportes
COMENTARIOS 3 comentarios
ETIQUETAS

3 comentarios a Jesé contra Gerard: ¿el duelo del futuro?

  1. Kike says:

    Pero entonces Jesé tiene 17 o 18?

  2. Víctor Sancho Ferrer says:

    Hola Kike. Sarabia es el que tiene 18, que juega en el Castilla y es del año 92. Esta semana está en Lituania jugando el clasificatorio para el Europeo sub-19. Ayer los chicos ganaron 0-6 a los anfitriones y él hizo dos. Además, también está Jesé, que tiene 17 y es del 93, al igual que Rafa Alcántara, el hermano de Tiago, el del Barça.
    Jesé, por una extraña percepción de la progresión, todavía juega en el juvenil A. Pero si sigue con actuaciones como las que lleva realizando ultimamente, no les quedará otra que ascenderle.
    Y por lo que a ti te toca, también está Isco, que al igual que Sarabia hizo dos goles. Y también tendría que estar Paco Alcácer, pero se lesionó con el Mestalla. También es del 93, como Jesé y Rafa. Saludos Crack. Por cierto, vaya partido de César.

  3. Kike says:

    jeje, pues si, ya nos salvó 2 veces con empate a 0. mucho balón pero las ocasiones para ellos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>