Jesé no fue suficiente

A pesar de la destacada actuación del atacante del Real Madrid, que anotó un triplete, la Sub-19 no pudo hacerse con los tres puntos después de que hasta en tres ocasiones Portugal lograra igualar el partido. Aunque los lusos sufrieron con los flashes de inspiración de los atacantes españoles, su paciencia y disposición táctica les correspondieron y ahora lideran el grupo gracias a los tres goles que le marcaron a Estonia. España, con este empate, ya está clasificada para el próximo Mundial Sub-20, y un empate el próximo lunes le valdría por un puesto en las semifinales.

El talentoso y rotundo delantero madridista, Jése Rodríguez, salió con la mirada fija en la tarde de Tallin. Aunque los tres goles que anotó no vinieron acompañados de otros tres puntos, siempre que arrancó sembró el pánico en la defensa portuguesa, un conjunto que se sabe con aspiraciones pero que hoy se encontró un rival que tiene eso que nadie tiene. Porque en cuanto a disposición táctica los lusos son un cuadro con las ideas claras, con buenos jugadores en los costados, el veloz Bruma y el más pausado Esgaio. Mediocentros con oficio, como el capitán Joao Mario, e interesantes centrales, pero carece de la capacidad de desequilibrio que tiene el equipo español.

La selección de Lopetegui cuenta con una gran cantidad de futbolistas un año menores que la mayoría de los que compiten en el certamen, y esa mezcla con los mayores nos deja un equipo plagado de talento pero con sensaciones contradictorias en cuanto al acople de las piezas. Y es que, sin hacer un gran partido en ataque, Portugal encontró oro cada vez que llevó la pelota con cierto criterio a las esquinas. Mientras un equipo tiró de genialidad para definir, el otro originó el peligro a través de un desarrollo convencional del juego que resulta de un trabajo colectivo previo.

Así abrió el marcador España a los ocho minutos. Gran pase de Oliver Torres al espació, que dejó correr Deulofeu para el desmarque más atinado de Jesé. El canario, siempre inteligente en estas acciones, dejó que el portero salga unos metros para abrírsela al palo largo. La llegó a tocar con la manopla, pero iba bien esquinada.

Sin embargo, esa amenaza latente no alteró definitivamente a los lusos, que en una subida por el costado derecho, y gracias a un mal escalonamiento defensivo de España, empataron el partido cuando el balón llegó a Bruma, que totalmente solo en el segundo palo definió por encima de Kepa. Era un buen aviso para España, que debía pensar concienzudamente qué hacer con la posesión.

Sin embargo, cuando un equipo cuenta con grandes talentos cualquier planteamiento queda inocuo. Pocos minutos más tarde, Jesé controló en la frontal, se deshizo del primer marcador con un regate de genio, abrió un pasillo directo entre la maraña de defensas y definió cruzado. Ante esto, al rival solo le toca tener la cabeza fría y seguir a lo suyo. Y España, como bloque, no se lo puso difícil minutos después. Se perfilaba el bucle en que se convirtió el partido.

En un saque de esquina botado al corazón del área, André Gomes definió con los tacos sin que nadie le marcara de cerca. No es que los de Lopetegui regalaran un gran esfuerzo realizado, pero tampoco era plan de dar tantas facilidades.

Si este volvió a ser el día de Jesé, Deulofeu no pudo mostrarse plenamente. Con balón lo intentó con acierto irregular, pero hoy era un día para ayudar a los laterales, porque las subidas de los portugueses eran un automatismo muy bien trabajado, y en esos lances no se mostró. Sin embargo, es lo que tienen los grandes talentos, y a pesar de encontrarse falto de ritmo, se inventó, al inicio de la reanudación, una jugada de ida y vuelta, plena de recortes, en el margen izquierdo del área. Cuando lo defensas pensaban que no iba hacia ninguna parte, lanzó el balón al área pequeña y Jesé no desaprovecho la desconfianza de la zaga portuguesa, para apenas lamer el balón con su bota e introducirlo. Por un instante parecían intercambiarse los papeles.

Pudo dar la sensación de que el control ya iba a ser de España hasta el final. Oliver Torres aparecía por todos lados con su magistral control de balón e incansable dinamismo, y Suso deleitaba con los gestos de su zurda, la mejor del torneo. Pero el partido se hacía muy largo y el campo también. Una hierva relativamente alta, pero muy seca, impedía imprimir velocidad al juego, y como el guión parecía estar escrito sustentado en ese bucle, convenía esperar hasta el final.

Cuando Suso realizó el regate del torneo dejando seco a su marcador con una fantástica elástica, y el talentoso Denis desaprovechó la posterior dejada, más de uno pensó que el partido estaba cerrado. No era así, el destino esperó hasta el 90 para cerrar el círculo.

De nuevo, con extraña facilidad, un balón manso llegó a Esgaio en el costado derecho, ya dentro del área. Grimaldo, gran proyecto de lateral y el más joven de España, reaccionó tarde e ingenuamente trabó el recorte del portugués, pero no había balón, solo encontró piernas. Cierto es que éste tenía unas ganas terribles de tirarse, pero ante tal descoordinación de la defensa, una castigo semejante puede ser más visual a la hora de aleccionar. Joao Mario engañó a Kepa y puso las tablas a un entretenido partido.

Con este marcador, las dos selecciones estarán en el próximo Mundial Sub-20 de Turquía, al igual que Grecia, que goleó a Estonia y disputará una final frente a Portugal el próximo lunes. Porque a España le vale el empate frente a los locales para estar en semifinales, y si goleara podría hacerlo como primera de grupo. Pero conociendo la entidad de los dos últimos rivales de la Sub-19, el Portugal-Grecia se presenta como un partido a vida o muerte en el que todo puede pasar.

Portugal (3): 1. Veloso; 13. Joao Cancelo (2. Almeida, min. 69); 5. Daniel Martins; 4. Llori; 3. Tiago Ferreira; 6. Agostinho Cá; 8. Joao Mario ©; 15. André Gómes (17 Tó-Zé, min 78); 10. Ricardo Esgaio; 7. Bruma; y 9. Betinho (11. Cavaleiro, min. 65) [Seleccionador Nacional: Álvaro Borges]
España (3): 1. Arrizabalaga; 2. Manquillo (4. Ramalho, min. 31); 3. Grimaldo; 5. Derik; 12. Castro; 6. Campaña ©;  15. Saúl; 16. Oliver; 8. “Suso”; 17. Gerard Deulofeu (7. Juanmi , min. 61); y 10. Jesé (18. Denis, min. 79). [Seleccionador Nacional: Julen Lopetegui]
Goles: 0-1 Jesé, min. 7; 1-1 Bruma, min. 9; 1-2 Jesé, min. 27 ; 2-2 André Gómes, min. 38; 2-3 Jesé, min. 47; 3-3 Joao Mario, min. 89.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>