Koke/Chuli/Manquillo

311(2)

3(1)No es más que ahogar las virtudes del rival y a partir de ahí crear un escenario propicio para que con sus propias cualidades alcance hasta la victoria. El ritmo y la concentración han sido necesarios para poder aspirar a dar un salto de calidad en el Atlético de Madrid. Una vez dado ese paso para nada sencillo, Simeone ha imaginado un equipo con lo poco o mucho de que disponía. Y tratándose de quién se trata ha creado un ser vivo que transpira fútbol por todos sus poros. De jugadores que se desenvuelven mejor en la competición en carne viva que en el regazo. E imberbes como Koke (Madrid, 8/1/1992) que absorben todo eso y ansían repetir.

(Parecía un típico mediocentro de contención; no se le veía muy claro de media punta; en los costados tampoco es que fuera un filón; pero allá donde lo han situado, suele superar la media. Puede que el gol que acercara a su equipo a la cabeza de la tabla fuera lo de menos)

2011_4_22_WJKC5pBmQSMTI4dVznncO1

212El Recreativo empieza a ser dependiente del olfato de Chuli (Huelva, 25/1/1991). Es el mejor jugador para cambiar el ritmo en los últimos metros, aunque cuente con dos escuderos muy diversos como Jonathan Valle y Alexander. El primero de estos le da ingenio, con gestos inverosímiles, al ataque onubense. Por el contrario, el argentino tiene recorrido y buen uno contra uno, pero no cuenta con esa eficacia delante del portero. Chuli, que no quiere abandonar su actual efervescencia, ha adquirido la astucia de saber cuándo van a fallar sus marcadores, para aprovechar así esas situaciones y poder darles representatividad en el marcador final.

(Con su doblete ante el Xerez, el zurdo se coloca con 11 tantos a uno de la cabeza de goleadores de Segunda. Este es definitivamente su año de explosión y, aunque no sabemos por qué vía, parece que para la próxima temporada le aguarda un categoría superior)

ChuliXerez2_zps817e5062

112En una jugada se pueden definir las características de Javier Manquillo (Madrid, 5/5/1994) como lateral. Hay que entender primero que un debut como titular en Liga no suele estar impregnado de osadía. Cumplidor, tocando de primeras casi siempre, hasta que estalló con aquello que tanto se le espera. Puede que no fuera extraño que se impusiera por explosión, pero liquidó la guardia de Pedro López en ese costado derecho con una fe que amilana a cualquier rival. A eso le unió lo técnicamente correcto, el toque de interior, para que Adrián fuera el que agradeciera el destape del joven lateral. Después volvió al recaudo del pragmatismo del joven debutante.

(Manquillo forma con Saúl y Oliver Torres el trío prominente de una generación llamada a mantener en la pomada al Atlético de Madrid)

_1efe2001201319h50m1693_de99e74b

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>