La libertad en los videojuegos

La libertad en los videojuegos

Hace unos días publicaron en Destructoid un artículo sobre el tema de la linealidad en los videojuegos. En él, el redactor hacía un repaso a las ventajas e inconvenientes de un juego lineal y de otro no lineal y ponía ejemplos actuales de los dos tipos de juegos (más algunas variantes intermedias). Reconozco que siempre ha sido un tema que me ha parecido interesante y supongo que tanto un sistema como otro tendrán sus detractores. Yo, de momento lo tengo claro.


Cuando un servidor empezó a darle a esto de los videojuegos allá a finales de los 80, principios de los 90, la mayoría de los títulos eran puramente lineales: ibas pasando pantalla tras pantalla, con un jefe final de vez en cuando y listo. En la actualidad sigue habiendo juegos así y siguen funcionando bien. El magnífico Ninja Gaiden de Tecmo es un buen ejemplo. Lo bueno de este tipo de juegos es que la historia está muy bien cohesionada y al final el jugador sólo tiene que preocuparse de cargarse a todo lo que se ponga por delante y superar los escasos puzzles eventuales. Para otros, esta limitación puede suponer un problema.

Poco a poco, los juegos han ido adquiriendo una mayor libertad, aunque a menudo ésta sea sólo aparente. En un FPS del estilo de Halo o Far Cry, por ejemplo, uno puede desplazarse con una cierta libertad por el generalmente amplio escenario, pero al final tiene que ir pasando por una serie de puntos concretos y cumplir unos objetivos para poder acabar un nivel y llegar al siguiente.

También los juegos de rol japoneses a menudo son un sinónimo de libertad para el jugador, pero únicamente hasta cierto punto. ¿Hay libertad en los Final Fantasy? Según lo que uno entienda por libertad. La historia es la historia y si uno quiere ver cómo acaba no tiene más remedio que ir haciendo lo que toca en cada momento, pero al mismo tiempo tenemos la posibilidad de dedicarnos a otras cosas durante el tiempo que queramos (subir de nivel, quests secundarias…). En mi opinión estas búsquedas no suelen estar justificadas y muchas veces son una forma de hinchar el tiempo jugable con retos fatigosos e imposibles. Algo parecido ocurre con los últimos Zelda o con Dragon Quest VIII. Incluso podría meter a los Shenmue en este apartado.

También tenemos la libertad de juegos que siguen el esquema Metroid o Castlevania: no tenemos niveles que nos limiten, pero si obstáculos que no podremos pasar hasta conseguir el objeto o el poder adecuado.

¿Existe libertad total en los juegos? Rotundamente no, o al menos no si el juego tiene una historia y no se trata de un Second Life o algo similar. Personalmente la libertad o falta de linealidad me gusta siempre que todo esté supeditado a un desarrollo y a una estructura sólida. Me gusta poder ir un poco por libre, pero que haya unos personajes bien definidos y una buena historia. Incluso soy capaz de sacrificar lo primero por lo segundo. Grandia II, por ejemplo, es un juego altamente lineal. No hay prácticamente búsquedas secundarias y el juego se desarrolla sobre raíles, como suele decirse. Sin embargo, es uno de mis juegos favoritos: los personajes son muy buenos, la historia es entretenida, los diálogos son muy divertidos… Me parece mucho mejor esto que tener un juego en el que uno no sabe muy bien por dónde empezar y en el que la historia y la identificación con los protagonistas brilla por su ausencia.

Igual en mi opinión también influye el hecho de tener cada día menos tiempo para jugar. Al final prefiero saber qué es lo que tengo que hacer a continuación para ir avanzando que limitarme a dar vueltas sin sentido por el mapeado. Supongo que depende mucho de cada uno, pero tengo que reconocer que para mí la libertad en los videojuegos está en cierto modo sobrevalorada.

27
feb 2007
SECCIÓN Videojuegos
COMENTARIOS 1 comentario
ETIQUETAS

Un comentario a La libertad en los videojuegos

  1. Pingback: meneame.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>