La mejor escuela

21293g[1]Esta selección sub-17 se caracteriza por la gran calidad de sus jugadores; por la variedad de las características técnicas que despliegan, sobre todo de medio campo hacia adelante. Pero algo que es llamativo, y muy poco habitual en los últimos años, es que ningún jugador del Barcelona se haya hecho con un puesto de titular en la línea de tres medias puntas con las que juega Ginés.

Hace dos años, cuando este grupo se juntó por primera vez, Adrià Carmona era indiscutible. Es más, fue el primero junto a Iker Muniain en promocionar a la generación del 91. Y no sólo eso, sino que el zurdo del Barça llegó a ser campeón en el sub-17 de Turquía, como titular y siendo el más joven de la convocatoria, todo hasta que iniciada la temporada siguiente llegó la preparación de los chicos del 92. Ahí, Carmona dejó de ir a las convocatorias y la solvencia demostrada por Pablo Sarabia hizo que el madridista se ganara un puesto que aún conserva, y destacando en este torneo.

Ayer parecía un día de fiesta para los sub-17: los deberes prácticamente hechos y jornada para los suplentes (¿?). Meléndez sacó al campo una España completamente distinta, con hasta tres enganches del Barça. Los tres brillaron con luz propia y demostraron de lo que son capaces. Carmona es un jugador que venía en gran progresión desde que se le observaba en alevines. Seguramente pertenece a esa estirpe, como Muniain e Isco, de jugadores calificados como adelantados al resto en el mundillo de las inferiores. Pero ese no es el caso de Sergi Roberto y Javier Espinosa. El que haya podido ver a los tres jugadores en acción en el día de ayer, no habrá podido contar las innumerables cabalgadas con la cabeza levantada que realizaron en la victoria frente a Malawi (4-1).

Los casos de Sergi Roberto y Espinosa comienzan a ser algo ya habitual en la Masía: jugadores fichados sin ser explosivos en su juego, pero que por sus condiciones físicas y técnicas se les intuye una progresión importante. La duda, entonces, es saber por qué en la Masía los chicos sí consiguen evolucionar de esta manera y en otros lugares no, a no ser que su determinación se lo imponga. El balón (no es novedad) y la exigencia podrían ser la respuesta.

En el Barcelona queda claro desde que llegas que el balón no sólo es la principal arma, sino una obsesión. Lo que Cruyff aplicó hace ya más de 20 años empieza a recoger sus generosos frutos ahora. Seguramente no haya un sitio mejor que el Barcelona para que un chaval técnico exprima sus cualidades. Todo a partir de una percepción moderna del fútbol y de un ansia por seguir mejorando y experimentando.

Esta sub-17, pase lo que pase, tiene madera de algo grande. Al potencial innato de algunos titulares se le une la concepción del juego de los alumnos más aplicados de la mejor escuela. La próxima clase, el jueves (16:00) octavos de final contra Burkina Faso.

02
nov 2009
SECCIÓN Deportes
COMENTARIOS Sin comentarios
ETIQUETAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>