La próxima generación (III)

 El Valencia, a base de estudiar mucho sus incorporaciones, pretende volver a pelearse con Madrid y Barcelona a no mucho tardar. Para ello también cuenta con la cantera, y no hay duda, visto lo que viene, que debe hacerlo. Una obligación que se quieren imponer los multimillonarios nuevos propietarios del Málaga. Y sobre todo, con la llegada de Pellegrini, algún joven de la casa ya se ha convertido en fijo.

Isco, el genio malagueño del Valencia.

Es conocido, en el mundillo del fútbol base, que en Málaga los niños tratan el balón de una forma especial.

Recio (del 91): la llegada de Pellegrini al Málaga se resume con el nombre de este medio de jerarquía. Titular en casi todos los onces del chileno, tiene envergadura, toque y llegada al área. Es sobrino de un histórico del Málaga de los ochenta y se ha convertido en revelación. Porque nunca ha sido internacional en las categorías inferiores, y eso que muestra una gran madurez.

Manu Torres (del 89): clásico producto de la era Muñiz surgido la temporada pasada, por lo que muestra un perfil fuerte, sobrio y contundente. Suele actuar de lateral izquierdo y ha tenido bastante participación en estas dos últimas ligas. Todavía no se ha consolidado, pero lleva un importante bagaje en cuanto a partidos jugados. Tiene un perfil físico similar al del españolista Dídac.

Portillo (del 90): revelación de la pretemporada en la Liga anterior. Se trata del otro joven que más protagonismo está teniendo desde que Pellegrini se hizo con el cargo. Puede jugar de interior por las dos bandas y sus características son similares a las de los pequeñitos de la selección: buen control de balón, hábil y dinámico. Un híbrido entre Cazorla y Pedro, pero con la asignatura pendiente del gol.

Edu Ramos (del 92): internacional en todas las categorías inferiores que no parece contar mucho. Es un medio centro de gran presencia física y contundente, que no tiene una mala salida de balón. Sería un error si el Málaga se desprendiese de un jugador tan joven y que ya cuenta con más de un partido jugado en la elite.

Juanmi (del 93): hoy, el niño de la Liga. El jugador más joven en la historia de nuestra competición en hacer dos goles en un partido. Delantero de grandes movimientos sin balón y velocidad; de gran físico y del que se prevé una mayor evolución. No necesita asociarse demasiado con la pelota para ser determinante. Para algunos técnicos posee las cualidades del futuro.

*Camacho (del 90): medio centro de contención que acaba de llegar del Atlético de Madrid. No ha contado con minutos en el primer equipo de la capital y espera aportar sus cualidades en su nueva casa: trabajador incansable y buen rematador de cabeza.

*Asenjo (del 89): el portero deja el Atlético después de una negligencia de la secretaria técnica de ese club. Si tenían a De Gea, ¿para qué lo ficharon? Lo tiene todo para triunfar, y es previsible que en Málaga no encuentre un freno tan evidente.

La Ciudad Deportiva de Paterna muestra más solidez que nunca. El aficionado medio todavía no lo sabe, pero los chicos que allí se forman tienen más bagaje que nunca.

 Isco (del 92): uno de los mejores representantes de una de las mejores generaciones de nuestro fútbol. Pocos jugadores han nacido en este país con la calidad del malagueño. Lleva el balón pegado a la bota derecha y ofrece muchas opciones al juego ofensivo. Todo dependerá de él. Futbolistas así nacen de década en década, y su único pero, mejorar la movilidad y agilidad.

Jordi Alba (del 89): otro producto de La Masía que tuvo que buscarse la vida fuera. Después de jugar varios años allí continuó su progresión en el fútbol modesto catalán, y ahí lo descubrió el Valencia. Se trata de un bullicioso interior zurdo que ha contado mucho para Emery y del que, además, intenta hacer un buen lateral izquierdo. Otro jugador de poca estatura pero con una respetable pierna izquierda.

Iván Rubio (del 91): hizo la pretemporada con el primer equipo y pudo debutar en Copa. Se trata de un medio centro muy participativo y de gran movilidad, algo que ha hecho que el entrenador lo haya utilizado hasta de lateral derecho. Le gusta distribuir el balón, su labor en el filial del Valencia.
 
Joel Johnson (del 92): este año no ha contado para Emery, pero la temporada pasada fue uno de los jugadores más jóvenes en debutar, en la historia del club. Tiene todas las condiciones para ser un gran lateral derecho. A una gran fortaleza en su tren inferior une un buen sentido de la progresión por banda. Le falta madurar para poder contar con más oportunidades en el primer equipo.
 
Paco Alcácer (del 93): él es la madurez personificada. Más allá de ser el capitán de la selección sub-17, muestra hechuras de jugador profesional. Debutó en el mismo partido de Copa en el que brilló Isco, y aunque tuvo oportunidades, no pudo marcar. Porque esa es su máxima virtud, el gol. Muchos quieren ver en él al nuevo Villa, pero tiene más rasgos de Rooney, sin la explosividad (hoy) del inglés: puede jugar de referencia o retrasarse para la asociación.

*Incorporaciones recientes.

2 comentarios a La próxima generación (III)

  1. Pingback: Tweets that mention La próxima generación (III) | El Desafío Digital -- Topsy.com

  2. Kike says:

    A ver esa cantera del Valencia xq hace + falta q nunca. Crucemos los dedos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>