La próxima generación (IX)

Testimonial sigue siendo la aparición de canteranos en el Real Madrid. Es cierto que Mourinho hizo debutar a unos cuantos la temporada que acabamos de dejar, pero no lo es menos que su utilización puede llegar a interpretarse como propagandística más que eficiente. Y demasiadas evidencias ha necesitado la masa culé para saber  el valor de lo que su renombrada Masía venía produciendo en los últimos quince años. Pese a los múltiples títulos, el carro de los acérrimos ventajistas debería seguir un tiempo más con las ruedas cuadradas.

Bienvenidos a la vanguardia del balón:

-Sergi Roberto (del 92): parece demasiado frío como para conocer realmente el potencial que posee. Cerebral como Xavi, sería una copia de éste si tuviera su físico. Por suerte o desgracia, sus genes le dieron más centímetros y potencia. Tiene el toque, le falta ese giro tan rápido y preciso, pero cuanto arranca con la pelota controlada nos acordamos de las pocas carencias del crack de Terrassa.

Fontàs (del 89): parece estar claro… Para ser central en Can Barça hay que tener la cabeza levantada y ser el primer gran pasador del equipo. Este central o lateral zurdo ha tenido que trabajar mucho esta parcela y parece haberla asimilado. Ya forma parte del primer equipo y ahora le toca ser más efectivo en los cruces y en el contacto con el rival, a pesar de su gran potencia. También ha ocupado el medio centro.

-Marc Bartra (del 91): el central más elegante que ha salido de La Masía en mucho tiempo (en cuanto a calidad no podemos hablar sin el permiso de Gerard Piqué). Gran salida de balón, por lo que no es extraño verle hacer largos eslálones hacia la portería contraria. Es rápido al cruce y con gran capacidad de concentración. Uno de los ejes de la Selección Española en el Mundial Sub-20 de Colombia.

-Javier Espinosa (del 92): otro jugador perteneciente a esa gran quinta de nuestro fútbol y otro manchego que quiere triunfar de blaugrana. Media punta de gran personalidad con el balón en los pies. Es capaz de aparecer por distintas zonas del campo ya que necesita de libertad para desarrollar su juego. No tiene la pausa y ese don para rectificar acciones de Iniesta, pero dicen que su conducción recuerda a la del brasileño Kaká, sin su potencia. Muy buen golpeo de balón.

-Martín Montoya (del 91): lateral derecho de gran control de pelota que guarda perfectamente  el manual de lo que necesita su puesto. Es sobrio, sereno a la hora de chocar y, sin ser explosivo, tiene la velocidad suficiente para sorprender en algunas de sus subidas. Es un fijo en las selecciones inferiores y recientemente se ha proclamado Campeón de Europa Sub-21.

-Thiago Alcántara (del  91): el protagonista de la pretemporada culé (con permiso de Alexis Sánchez). Con su reciente renovación se le va mirar con lupa y, de momento, está cumpliendo las exigencias. Cada vez se adorna menos y se centra en lo que su posición requiere. Además, tiene una buena capacidad de llegada de la que, hasta ahora, no había sabido sacar demasiado partido. Relacionando sus movimientos con los del equipo ha conseguido dar un salto de calidad. Acaba de debutar con la selección absoluta.

Isaac Cuenca (del 91): acaba de ser recuperado tras jugar un año cedido en el Sabadell. Es uno de los ejemplos de capacidad en la asimilación de conceptos durante la formación que adquieren, dentro del club catalán, unos chicos ya muy talentosos de base. Ha ayudado a su ex equipo a ascender a la Liga Adelante (Sabadell) y como premio ha disputado la pretemporada con la primera plantilla de Pep Guardiola. Ya ha dejado detalles de lo que es, un estilista de la media punta que también puede jugar por fuera. No deja de sorprender, porque no era de los que más contaba para los analistas.

Gerard Deulofeu (del 94): no ha disputado toda la pretemporada al encontrarse en el Europeo Sub-19.  Sin más, el jugador más desequilibrante surgido de La Masía junto a Leo Messi. Diestro, encarador como pocos, tiene una gran facilidad para marcharse de los rivales por calidad y potencia. A pesar de su juventud, ya estuvo en el banquillo en el partido de Liga frente a la Real Sociedad, en el que, debido a las complicaciones finales, no pudo debutar. Recuerda a Johan Cruyff en su forma de conducir el balón y lleva unas cuantas temporadas jugando contra rivales más de dos años mayores.

La Ciudad Deportiva del Real Madrid sigue siendo la fábrica de mayor producción de futbolistas, otra cosa es que sus procesos se puedan haber quedado obsoletos.

Casado (del 89): llegó del Rayo Vallecano sin hacer demasiado ruido, pero ya ha tenido algunos minutos con el primer equipo. De momento, lateral izquierdo de garantías que está dispuesto a hacer carrera. A su buena capacidad de asociación con los compañeros aúna una interesante llegada que le ha aportado buenos dividendos anotadores.

Nacho (del 90): este sí parece de la confianza de Mou.  Ha hecho toda la pretemporada con el primer equipo y rindiendo bien tanto de central como en los dos laterales. Su presencia y apariciones en el juego ya transmiten más solvencia de la que en su día pudieron ofrecer otras esperanzas como Pavón o Mejía. Rápido, con criterio y con esa estructura robusta que transmite seguridad a sus compañeros.  Es internacional en todas las categorías y hermano del reciente campeón de Europa Sub-19 Álex Fernández.

Joselu (del 90): por condiciones técnicas hablamos de un delantero centro excepcional, con gran control de pelota y buenos recursos para desequilibrar. Además, su altura le convierte en una referencia interesante para sus compañeros y sus estéticas anotaciones no pasan desapercibidas para los espectadores. Pero en un jugador en formación todavía hay detalles que limar. Quizás, por la confianza que le pueda dar su técnica, adolece de intensidad competitiva en algunos momentos de los partidos.

Daniel Carvajal (del 92): para muchos puede haber pasado desapercibido, pero este no es un lateral cualquiera. La técnica es necesaria para subir con criterio la banda, pero para dar un toque distintivo es necesario ese motor  que permita actuar continuamente, tanto en ayudas defensivas como en cambios de ritmo en ataque. Carvajal tiene esa marcha de más y la actitud necesaria para estar muy despierto en los partidos.

Álex Fernández (del 92): el hermano de Nacho es el oxígeno del medio campo, capaz de abarcar mucho terreno en horizontal. Tiene un buen control de pelota e interesante desplazamiento, y no está mal que adquiera ese rol tan solidario en su juego, pero su manejo hace intuir que podría prodigarse más hacia el área rival. Su físico le permitiría embarcarse en otro tipo de aventuras en los partidos.

Morata (del 92): es el punta todoterreno. Sólo su cara ya nos indica que está pensando algo que debería preocupar a los defensas rivales. Delantero centro de los que salen muy de vez en cuando. Es un derroche de facultades que cabe esperar que con el tiempo maduren para que sus números sean sustanciales. Gran manejo del balón en carrera (para ser delantero de referencia), potencia en salida, altura y remate con las dos piernas.

Jesé Rodríguez (del 93): genio, con todo lo que conlleva. Capaz de realizar cualquier recurso técnico que se nos ocurra y ejecutarlo con potencia y velocidad en partidos oficiales. Condiciones técnicas y físicas para trascender en un deporte que también requiere de serenidad y humildad. Jesé, dicen, es un buen chico que no ha sabido responder convenientemente a algunas situaciones que se le han dado en los partidos. Tras ellas ha sufrido diversas consecuencias que es de esperar que le aporten entereza en el futuro. Si es así, él disfrutará y nosotros lo haremos con su clase.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>