La próxima generación (VI)

Cantabria es una comunidad pequeña, pero si hicieramos una comparativa en relación al talento por metro cuadrado, tal vez las otras 16 quedarían en evidencia. Y el Racing debería de ser su bandera. Una exigencia que no se le puede pedir al Getafe, el tercer equipo de Madrid, que además de su corto recorrido en las máximas competiciones tampoco se ha destacado por un trabajo de arraigo en la cantera.

                                  Dani Parejo al mando de las operaciones.

La cuna de Gento, Santillana e Iván de la Peña es un hervidero de críos que ven el fútbol desde la fantasía.

Iván Bolado (del 89): sí, no se ha llegado a consolidar, pero ya le ha dado tiempo a darse a conocer a base de goles de rabona y chilena, y a dejarse los ligamentos en una lesión que le apartó casi una temporada completa. Ha vestido la rojijta y ahora vuelve a disfrutar de la dirección del entrenador que empezó a confiar en él. Marcelino le hizo debutar y el versátil delantero, de buena zancada, espera un nuevo guiño.

                                                 Iván Bolado se hace con el balón.

Ramón Arcas (del 91): a sus escasos veinte años, este medio centro de recorrido y presencia física ya tiene una historia para contar. Con sólo 14 años fue descubierto por el Oporto cuando deleitaba con su empuje por los campos de tierra de Águilas (Murcia). Un extraño caso que no tuvo, en ese momento, final feliz, porque el medio tuvo que hacer las maletas ante la falta de oportunidades en el laurado club luso. En el Racing ya ha llegado a ser titular, aunque por ahora sólo es fijo en el filial.

Julián Luque (del 92): tras Canales, el jugador con más talento de la cantera racinguista en los últimos años. Interior diestro de precisa y solvente conducción de pelota al que sólo se le achaca algo más iniciativa y trabajo. Debutó en el Camp Nou dejando algún detalle en los pocos minutos que disfrutó. Es imaginativo y buen driblador, cualidades que le han llevado a ser internacional en alguna ocasión.

Tato (del 92): lo primero que llama la atención de este organizador, además de su pelo ensortijado casi a lo Fellaini, es la presencia en el juego. Su estilo le pide participar en todo momento, y aunque su pierna buena es la izquierda, la derecha también le sirve para agilizar el juego en la medular. Acaba de debutar en Liga contra el Madrid y Marcelino ya lo tiene anotado como disponible.

                                             Tato intenta arrebatar el balón en un entrenamiento.

Es posible que muchos ni sepan que el Getafe tiene cantera. Míchel sí, pero las oportunidades para los jóvenes quiere que sean fuera de las urgencias.

Dani Parejo (del 89): todo el mundo sabe que se ha formado en el Madrid, pero es en el sur de la comunidad donde se está haciendo jugador de Primera. Para definirlo podríamos imaginar un híbrido entre Ricardo Gallego y el portugués Rui Costa. Sin llegar a ser tan académico como el primero y, lógicamente, hablando con reservas, tal vez no tan versátil como el genial media punta luso. Tiene un gran golpeo con la derecha y cuando arranca hacia el frente hace daño. Le falta cuidar las pérdidas de balón cuando los obstáculos son firmes frente a sus arrancadas.

Escassi (del 89): medio centro de mucho trabajo y decente llegador. Algunos ven en él un Celestini en potencia, el guardaspaldas siempre fiable que vale más dinero del que nos pensamos. Ha intervenido poco con el primer equipo, pero su campaña con el filial en Segunda B está siendo irreprochable.

Pedro Alcalá (del 89): 1’95 y central, ¿debería ser un seguro? De momento, Míchel, que va poco a poco con los jóvenes, ya le ha hecho viajar con el primer equipo. La estampa que tiene a primera vista ha sido de impresión para los técnicos de las categorías inferiores. Y si adquiere más seguridad le llegarán las oportunidades mucho antes que a otros.

Adrián Sardinero (del 90): tal vez Míchel es demasiado cauto con la cantera, pero si se ha atrevido a decir que este delantero será el primer jugador de la escuela getafense en consolidarse, sobra comentar que habrá que prestale atención. Desde luego es el joven que más oportunidades ha tenido, y en ellas ha hecho valer su capacidad goleadora, movilidad y polivalencia. Tiene un aire a Manu del Moral, y tampoco se le da mal jugar en banda.

Álex Pérez (del 91): otro central espigado (1’90). Debutó en la Europa League y los que le vieron en acción quedaron gratamente sorprendidos. Tiene iniciativa y una buena movilidad, y hablamos del titular más joven del filial. Así que está llevando una interesante progresión cubriendo las etapas de formación de manera envidiable.

Adrián Cañas (del 92):el niño del Coliseum puede aparecer por cualquier parte del campo: unos días lateral izquierdo, otros central, medio centro o incluso puede jugar de interior. Su polivalencia es lo que más ha llamado la atención de Míchel, que lo promocionó directamente desde el juvenil. Y, cómo no, presenta un perfil similar al de los otros canteranos que han debutado: una destacada condición física.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>