La próxima generación (VII)

Si tuviéramos que elegir un lugar para que se formaran todas las promesas de nuestra Liga, por simbología e historia, tal vez debería ser Lezama. La filosofía en el Athlétic parece haber estado clara durante décadas, pero con la llegada de Joaquín Caparrós se han exprimido las posibilidades y las apariciones se han multiplicado. Hacia el este, donde Zubieta es el hogar del porvenir, los canteranos también son mayoría, pero cuesta más darles la alternativa a una edad temprana.

                                         Iker Muniain en una acción habitual.

Desde antes de los 16 años, los chicos de Lezama saben que si muestran algo diferente con asiduidad pueden ser solicitados, en cualquier momento, por el primer equipo.

Mikel San José (del 89): el Liverpool lo reclamó y se fue. Las posibilidades en Inglaterra se le negaron y Caparrós estaba ya en el Athletic. Con sus condiciones (lo saca todo por arriba y asegura una salida de balón pausada y convincente) y con el utrerano en el banquillo, la vuelta a Bilbao era una garantía. Es fijo en la Sub-21 y por su carácter recuerda a los centrales clásicos de nuestra Liga, tiene un poco de ese saber estar de Alexanco…

                                                 Mikel San José en Lezama.

Ander Iturraspe (del 89): San José está, a Ander se le espera. Cada futbolista tienes sus tiempos, sobre todo en su consolidación. Mucha gente, alrededor del Athletic, quiere verle como el futuro compañero de Javi Martínez. No tiene su empuje, pero sí su envergadura (1’90); no se hará visible por esas arrancadas con el balón, pero sí por su coherencia y capacidad para jugar al primer toque. Todavía se espera a que el zurdo tenga más continuidad en el juego.

Óscar de Marcos (del 89): es la segunda temporada en Bilbao de este interior que procede del Alavés. Al principio daba la sensación de ser un jugador algo lento, pero su progresión y capacidad de adaptación han confirmado que no posee carencias físicas importantes. Incluso llegó a suplir a Iraola (figura en la plantilla) con una actuación más que interesante en Liga, en el lateral.  Le falta conseguir la confianza del técnico para un puesto, interior derecho, que no tiene dueño fijo.

Igor Martínez (del 89): el media punta tiene la misma procedencia que De Marcos, pero llegó esta temporada. Es polivalente, tanto para jugar por el centro como para hacerlo en banda. Ha actuado más en el filial, pero en sus apariciones en Primera no ha decepcionado, sobre todo junto a Llorente en Gijón. Es un incordio por su movilidad y cuenta con un decente pase y uno contra uno. Del perfil de los pequeñitos, con el interrogante del nivel que pueda alcanzar.

Ibai Gómez (del 89): este segundo punta llegado del Sestao River es una muestra más del rastreo intensivo al que se ven expuestos todos los clubes del entorno del Athletic. Desde la llegada de Caparrós no se deja pasar por alto cualquier atisbo de talento, y se exprimen al máximo las opciones de encontrar algo diferenciador en otras categorías (caso Toquero). Y éste tiene pinta de Primera, con capacidad para jugar ente líneas y presentar una buena cifra de goles. Lamentablente, lo tendrá difícil esta temporada, tiene una lesión para largo.

Jon Aurtenetxe (del 92): una de las mayores promesas de Lezama para apuntalar la defensa. Rocoso, duro y siempre concentrado. Válido para jugar de central, al igual que de lateral izquierdo. Ha sido internacional en casi todas las categorías de la selección y si no llega a ser por una lesión es muy posible que Koikili hubiese tenido pocas opciones esta temporada. A su firmeza une, de manera solvente, las condiciones técnicas indispensables para el manejo del balón por el carril izquierdo.

Iker Muniain (del 92): al que se analiza con lupa, y al que, también, habría que dejarle más espacio. Siempre hay que tener cuidado con los jugadores que se presentan en sociedad con características explosivas, porque los listones pueden hacerles daño. Hace falta que asiente su fútbol, para que quede ese poso que nos permita identificar claramente qué es lo que se le podrá exigir. Aunque parezca tener un gran regate, una importante visión de juego y una capacidad de giro con el balón propia de los elegidos, es indudable que, de momento, no puede mostrarlo todo con intachable regularidad. Si es por datos, es el goleador más joven de la historia de la Liga.

La alineación titular de la Real Sociedad cuenta con un buen puñado de jugadores salidos de Zubieta, pero muy pocos son imberbes:

Asier Illarramendi (del 90): si hubiera nacido en Argentina le habrían comparado con el Cambiasso de turno. Es un cinco que cubre muy bien las espaldas y que tiene un interesante control de pelota. Además, distribuye el juego de manera convincente y no rehúye el pase largo, algo que, por orígenes, puede hacer que se le compare con Xabi Alonso. Acaba de debutar en la nueva Sub-21 (nacidos a partir del uno de enero de 1990).

*No entra en nuestra clasficiación Antonie Griezmann (del 91), a pesar de tratarse de unos de los jóvenes destacados de nuestra Liga. Este interior zurdo de interesante técnica llegó a Zubieta con pocos años, pero es internacional por Francia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>