La venganza de Sneijder

Una de las cosas que más llama la atención de los Mundiales es cómo puede convertirse en un detonador que provoca una explosión de sensaciones en nuestra imaginación. Como el recuerdo lo guarda todo con imágenes memorables, y como sólo se puede disfrutar cada cuatro años, a veces las historias parece que se tienen que repetir, o comparamos las trayectorias de equipos que fueron grandes con su actual situación.

Como que algunos llegaron a pensar que Argentina se las volvería a ver con Inglaterra en cuartos, y que Messi haría el gol de Maradona en el 86; o que Brasil estaba calcando su trayectoria en el 94, y que marcaría el gol de la victoria al final, después de que Holanda les hubiese dado muchísima guerra.

Pero a lo largo del año ya hemos podido ver que las cosas no son como se sueñan. A veces, ni siquiera como debieran ser. Las parábolas, el imaginario, todo dentro de una coctelera imprevisible, como los son todos los buenos jugadores, y los hay de tantas formas y colores como los que aparecen enmarcados en oro en los 80 años de esta competición.

Sneijder y Robben eran los malos dentro de un póquer de estrellas en el que no cabían todos. Porque todos miramos con recelo a ese pequeño holandés que soñábamos se pareciera a Xavi, y que sospechamos del todo cuando definitivamente no cogió las riendas de la situación, del juego.

No fue valorado, y eso tampoco es un pecado, pero el rechazo proveniente de la opulencia parece de justicia que pueda combatirse desde el resarcimiento. Desde una limpia revancha. Triunfar con un proyecto (Inter) que ha sido solicitado por la que fue tu casa (Madrid), después de que te hubieran rechazado. Y no sólo eso, sino, también, acabar con el sistema, que fue el tuyo, con las armas con las que pretendían superarte. Y todo desde ahí abajo, desde esa cabeza siempre en movimiento que no sabe si necesita o no la pelota, pero que casi asegura que hará daño en cualquier momento.

03
jul 2010
SECCIÓN Deportes
COMENTARIOS 1 comentario
ETIQUETAS

,

Un comentario a La venganza de Sneijder

  1. Daniel Armas says:

    Hola Victor!!
    Sneijder para mi es el Rey Midas todo balon que toca lo transforma en oro osea una clara opcion de gol. Todavia no puedo entender como jugador de este calibre fue menospreciado sea por el sistema de juego q sea. saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>