Mad Men

Mad Men

Mad Men es una de esas series que llevaba tiempo queriendo ver. Este verano, en plena época de sequía, por fin empecé con ella y debo decir que todos los elogios que he escuchado desde hace ya tres años se quedan cortos. Es una serie magnífica, con un nivel de producción e interpretaciones sobresaliente.

El argumento de Mad Men se desarrolla a principios de los años ’60, un momento de gran efervescencia publicitaria y germen de la sociedad de consumo actual. Aunque se trata de una serie coral, el peso lo lleva Don Draper (interpretado de forma magnífica por el contenido John Hamm) director creativo de la agencia publicitaria Sterling Cooper. Draper es un hombre atractivo, misterioso y serio que tiene un don para la publicidad y un pasado oscuro que iremos descubriendo poco a poco.

Alrededor de Draper se mueven el resto de personajes importantes de Mad Men, como su esposa Betty (January Jones), la perfecta ama de casa del sueño americano; Peggy Olson (Elisabeth Moss), secretaria de Draper con la ambición de competir en un mundo de hombres; Pete Campbell (Vincent Kartheiser), un joven ejecutivo que odia y admira a Draper a partes iguales; Joan Harris (Christina Hendricks), la voluptuosa mujer que controla con puño de hierro al sector femenino de Sterling Cooper, y un largo etcétera de personajes que se cruzan en las vidas de todos ellos.

A través de las historias de esos personajes, Mad Men funciona como retrato de una época clave en la historia más reciente de la humanidad. Vemos la evolución del medio publicitario y de la sociedad estadounidense al mismo tiempo que asistimos a acontecimientos históricos, pero la serie nunca pierde de vista su objetivo principal: introducirnos en las vidas de unos personajes complejos delicadamente construidos.

Unas vidas que no son en absoluto perfectas, pero que se muestran al exterior como si lo fuesen, en una devastadora metáfora del papel de la publicidad. Secretos, mentiras e infidelidades se quedan muchas veces debajo de la alfombra ocultos por una casa perfecta, un buen coche, un traje a medida y una bella esposa.

Hacedme caso, Mad Men es una serie totalmente recomendable, aunque su ritmo en general lento pueda asustar al principio a determinado tipo de público. Es ya un clásico por derecho propio y un producto en el que muchos deberían mirarse.

07
oct 2010
SECCIÓN Cine y TV
COMENTARIOS 6 comentarios
ETIQUETAS

,

6 comentarios a Mad Men

  1. Xayideheartilly says:

    Empecé a verla, pero no pude seguir. Me pilló justo en la época de entrevistas y más entrevistas a agencias de Madrid para entrar de creativa justamente y se me hacía insufrible ver ficción en la temática publicitaria. Quizás en unos años logre verla XD

  2. Pues sí, intenta continuar con ella dentro de un tiempo porque merece mucho la pena.

  3. Pingback: [Crítica] The Town | El Desafío Digital

  4. Pingback: X-Men: Primera Generación, nuevo tráiler | El Desafío Digital

  5. Pingback: Tráiler de In Time | El Desafío Digital

  6. Pingback: Mad Men, póster de la quinta temporada | El Desafío Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>