Malos ejemplos

El Chelsea está creando escuela en el Europeo sub-17 de Alemania. Esa es la mayor conclusión a la que uno puede llegar después de ver el segundo partido de los de Ginés Meléndez, esta vez contra Francia. De nuevo empate a cero, y de nuevo, prácticamente, sólo un equipo ha querido jugar. Pero eso ni siquiera ha ayudado a cambiar un partido áspero y feo.

Iker Muniain estrenaba titularidad, y, como le ocurrió a Isco en el primer día, ha estado muy desafortunado. El navarro ha jugado por el malagueño de inicio, pero el entramado planteado por los franceses, con muchísimos jugadores de origen africano, ha sido prácticamente inexpugnable. Tan sólo la iniciativa del juego por parte de España y algunos remates a balón parado han sido algo reseñables en la primera mitad. Francia sólo esperaba alguna contra y apretaba siempre las clavijas ante la iniciativa de los nuestros.

A la vuelta de vestuarios, Meléndez ha reaccionado y ha quitado a Muniain dando paso a Isco. Parece que los dos no pueden jugar juntos, una decisión muy personal del técnico sobre los dos chavales más talentosos de los nuestros.

El malagueño, con el diez a la espalda, ha iniciado bien la reanudación, tal y como hiciera Muniain contra Italia: una buena marsellesa y dos regates dejando un balón franco a Borja han sido su inmediata tarjeta de visita. Pero tampoco ha bastado. Francia ha seguido férrea, rápida y fuerte, como un pequeño Chelsea a escala. Era frustrante ver lo que pasaba en la localidad de Grimma.

Sin embargo, en los últimos quince minutos España ha dispuesto de las mejores ocasiones, con tres protagonistas distintos: primero Rubén Sobrino, del Real Madrid, y que acaba de llegar del Daimiel. Atención a este delantero de altura, diestro y potente pero que tiene la conducción de un media punta. Se ha deshecho de todos los defensas franceses dentro del área, a base de potencia y habilidad, pero casi a boca de gol el portero le ha dejado sin espacios.

Después, una falta bien tocada por el zurdo del Madrid, Sarabia, ha salido rozando el palo. Una lástima porque iba con la dirección y potencia adecuadas. Y finalmente la más clara: a falta de tres minutos para el final, falta sacada por Rubén Pardo, buscando el remate de un compañero. Entre las dudas de defensas y delanteros la pelota pega en el palo y el rechace va a parar a los pies de Álex, pero el madridista, increíblemente, no es capaz de definir a dos metros de puerta y se la entrega mansamente al portero.

Una verdadera lástima, porque España, al igual que contra Italia, ha sido el único equipo que ha evidenciado ir a por los tres puntos. Acciones desaprovechadas que hacen depender a la roja del último partido contra Suiza. Un equipo al que se le presupone menos disciplina táctica que a franceses y italianos, pero es que, a pesar de haber contado con ocasiones claras, los nuestros no han visto portería todavía.

Malas conclusiones las de este inicio de campeonato con equipos que plantean un entramado táctico más propio de otras categorías. Una lástima para el espectador, así que, sin ser patriotas baratos, esperamos que por el bien de nuestros ojos los españoles exploten a marcar el martes contra Suiza. Hay talento para ello.

0. España: Edgar; Dalmau, Sergi Gómez, Muniesa, Blázquez; Koke, Alex Fernández; Lacruz, Muniain (Isco 41?), Sarabia (Pardo 75?); y Borja (Sobrino 57?).

0. Francia:Boucher; Tambe, Situ, Appiah, Turan; Ngbakoto, Missilou, Souquet, Abeid; Belfodil (Gadi 63?) y Jeannot (Kamghain 51?).

Árbitro: Gerhard Grobelnik (Austria). Mostró tarjetas amarillas a Sarabia, Tambe y Missilou.

09
may 2009
SECCIÓN Deportes
COMENTARIOS Sin comentarios
ETIQUETAS

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>