My Aussie Adventure – Cap. 7: New Zealand

Fox Glacier Hiking

Y ya acabé con los estudios, los trabajos y demás y empecé con las ansiadas y merecidas vacaciones, que empezaron con este espectacular viaje a Nueva Zelanda del que ahora os voy a hablar en este capítulo 7. La excusa era extender la visa, de estudiante a turista, lo que ahora soy a efectos oficiales, pero la realidad era pegarme un viajazo y cumplir otro sueño visitando y conociendo esta fascinante país que está justo en las Antípodas de nuestro país, España, para ser más concretos, a 19.200 kilómetros de Valencia.

Junto con otro amigo valenciano, decidimos que la mejor opción de explorar este país formado como sabéis por 2 islas principales  (la norte y la sur, luego también está Stewart debajo de la sur, pero es pequeña y no dio tiempo a visitar), sería la de contratar un tour en autobús que nos hiciera el recorrido entero del país parando por los lugares de interés y haciendo noches en diferentes pueblos o ciudades en hostales de mochileros.

¿El resultado? Magnífico, totalmente recomendable para todos, en especial para la gente joven. Te olvidas de conducir y de tener que averiguar recorridos y te dejas llevar en manos de un guía local que conoce el país, de forma relajada y cómoda. Es cierto que haces algunas paradas un poco absurdas pero también ves lugares impresionantes.

Geothermal Waters

El único contra quizá sea que al tenerlo todo organizado previamente, con fechas fijas de seguir el recorrido, a veces todo resulta demasiado rápido, y no te puedes parar más de una noche en lugares en los que a lo mejor te hubiera gustado estar más noches para poder hacer cierta actividad. Ejemplo: sólo estuvimos una noche en Wellington, la capital, y no pude hacer el recorrido de El Señor de los Anillos por 25 localizaciones de rodaje, por falta de tiempo. El único gran pero de este viaje.

El recorrido lo empezamos en Auckland, donde hicimos 2 noches antes de coger nuestro ‘Naked bus’ rumbo al sur. Auckland es la ciudad más poblada del país (millón y medio de habitantes) y la única con edificios altos tipo gran urbe. Quizá lo más destacable el Mount Eden, con un cráter volcánico inactivo muy bonito y unas vistas panorámicas de la ciudad geniales.

Nuestra segunda parada fue Rotorua, famosa por sus aguas geotérmicas. El agua caliente del subsuelo se filtra entre las rocas hasta salir al exterior en ebullición, provocando bellas estampas sobre todo en las zonas con barro y desprendiendo un olor a azufre peculiar cuanto menos. En Rotorua por supuesto ¡visitamos Hobbiton! Preciosa localización que le sirvió a Peter Jackson para rodar toda la parte de La Comarca en sus películas. Muy recomendable para los que han visto las pelis y les gustan, no tanto para los agnósticos ($75).

Pancake Rocks

Luego el recorrido lo seguimos por Taupo y su lago, el más grande del país. Preciosos paisajes, en especial el río Waikato, y un intento fallido de paracaidismo. Ya estaba todo vestido y listo para el salto y al final el tiempo no fue suficientemente bueno para saltar, una lástima…

Nuestra penúltima parada en la isla norte nos llevó a National Park, lugar de montaña perfecto para hacer senderismo y esquiar, flipando con el entorno que es espectacular. La pena es que la ruta del Tongariro con sus lagos de colores no estaba abierta del todo aún al público (la abren solo en invierno) y no había aún nieve para esquiar, pero aún así vimos cosas muy guapas como el Mount Ngauruhoe (el Monte Doom en ESDLA) o la cascada donde Gollum come su pescado (fotos).

El recorrido de la isla norte finalizaba pues en la capital, Wellington, segunda ciudad más poblada del país (casi 400.000) y capital. Una ciudad muy manejable y con bastante vida, no me importaría vivir ahí en absoluto, su museo está muy bien, parada obligatoria.

Tras una semana ya consumida de viaje, el 3 de mayo cogíamos el ferry a la isla sur, un barco enorme donde pudimos avistar delfines, que nos acompañaron durante la parte final del crucero. Ya desembarcados en Picton, cogimos nuestro autobús de la isla sur rumbo a Nelson, donde puedes subir al Centre Point del país, en lo alto de una colina.

El segundo destino en la isla sur fue Greymouth, donde no hay mucho que ver pero que sirve de punto de enlace con Franz Josef, donde está el glaciar con el mismo nombre y el Fox, y por el camino puedes ver cosas tan molonas como Foulwind’s Cape, con una colonia de focas, o Pancake Rocks. El primero requiere de helicóptero para acceder a él y el tiempo no lo permitía, así que optamos por escalar el Fox haciendo “hiking”, andar sobre el mismo armados de crampones en los pies, toda una experiencia recomendadísima. Seguramente la mejor actividad relación calidad-precio que ofrece NZ.

A partir de aquí empezaba el frío considerable (el tiempo en la isla norte fue simplemente perfecto). La siguiente estación era Wanaka, también con un lago y unos enclaves preciosos, más de lo mismo en una isla sur que es como una pequeña Patagonia, todo naturaleza salvaje y unos paisajes increíblemente bellos.

En Queenstown, probablemente la zona más famosa de la isla sur, por su belleza y vida (nocturna también), hicimos 2 noches. Y lo más reseñable es sin duda la excursión a Milford Sound y sus fiordos, que pudimos disfrutar con un paseo en barco de 2 horas. Impresionantes las estampas que se vislumbran, con cascadas, focas y de todo.

Bueno, también destacar mi ya famosa primera experiencia haciendo puenting, que aquí lo llaman Bungy. Totalmente espectacular, toda una pasada.

La penúltima parada fue Lake Tekapo, con su Mount John y el observatorio en su cima. Las mejores vistas sin duda del país. Más de lo mismo pero aún así flipándolo todavía.

Tekapo (from Mount John)

Finalmente el recorrido acabó en Christchurch, ciudad más grande y poblada de la isla sur (360.000) pero que lamentablemente quedó destrozada tras los terremotos de 2010 y 2011. Es una pena contemplar cómo una ciudad queda reducida a la miseria de esa manera. Todo el centro cerrado al público, la catedral en ruinas, todo desierto… Era hasta depresivo, todavía se puede respirar el dolor, apenas gente por las calles (murieron 185 personas).

Y el día 13, un día más de lo esperado tras la cancelación de mi vuelo el día 12, se acabó esta increíble aventura de 16 días. Uno de los mejores viajes de mi vida y una experiencia que nunca olvidaré.

En el próximo capítulo 8 todavía más viajes, el centro de Australia, el desierto, y el noreste del país, Queensland y su barrera de coral, además acompañado de la familia. ¡Os cuento pronto!

18
may 2013
AUTOR
SECCIÓN Miscelánea
COMENTARIOS Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>