Oliver Torres: promociona

Oliver Torres

De los eventos que ocupan la parcela estrictamente deportiva de las divisiones inferiores de la selección, las Olimpiadas de Londres del próximo verano destacan por su característica temporalidad -son cada cuatro años y no siempre se está presente- y repercusión. Pero siempre en años impares, siendo más rutinario dentro la actividad federativa, la selección Sub-19 se ha de ganar un puesto para la fase final del europeo que a su vez da acceso al próximo Mundial Juvenil.

El seleccionador de la categoría, Julen Lopetegui, ha hecho pública a través de un comunicado una lista de 24 nombres que en la próxima semana realizarán una serie de entrenamientos en la sede federativa de Las Rozas. De entre la actualidad deportiva que encoge los márgenes para no ir más allá de a donde se quiere direccionar nuestra mirada, no es siempre sencillo observar cosas que se ciñan a los más simples y cada vez más ocultos valores del deporte, como es la promoción por el trabajo bien hecho, y que se refleja en esta nómina de jugadores.

A los largo de la semana pasada se disputó en la isla de Gran Canaria la Copa del Atlántico, un torneo de carácter amistoso en categoría Sub-18. España ha ido participando de forma regular en el evento y, como viene siendo habitual en los últimos años, se ha hecho con el último entorchado. Lopetegui ha sido el encargado de dirigir a un grupo de chicos nacidos en 1994 que ha contado con varias caras nuevas respecto del grupo que fallidamente intentó jugar la Euro Sub-17 de la temporada pasada. A destacar, algunos jugadores atléticos que en su mayoría pertenecen al equipo de División de Honor juvenil que lidera su grupo.

Saúl Ñíguez ya pertenece a la disciplina del filial y es un habitual de la selección desde muy temprana edad, pero Manquillo y Oliver Torres son puro contraste y el espontáneo y fresco exponente de que no todo está previsto y de que en la repasadísima agenda de nombres de vez en cuando se cuelan algunos que no parecen carne de insustancialidad.

Si Manquillo es potencia y recorrido, Oliver es toque y precisión. La habilidad de uno va ganando espacio para la capacidad del otro de llegar y aprovecharlo. Los dos son diestros. Uno es lateral y el otro organizador o media punta, con una precisión en su bota como pocas veces se ha visto en los últimos años. Realmente, éste último, es el secreto mejor guardado de la cantera atlética en muchos tiempo y seguramente su aparente físico liviano ha sido un escudo para los flashes.

Pocas veces ocurre pero, desde hoy, los dos jugadores rojiblancos, sin contar con un gran recorrido en la selección, promocionan de categoría y pasan a jugar con los mejores de España nacidos en 1993. Para ello han tenido que dejar unas más que destacables sensaciones. Oliver Torres fue finalmente designado mejor jugador de la Copa del Atlántico a base de controles inverosímiles, de dormir la pelota en su pecho, como han hecho los más grandes, y de asistir y ofrecerse incansablemente. Un exceso de actividad que ratifica su evolución física y que reproduce meridianamente la búsqueda del control del juego que es el mandamiento principal en la federación.

Oliver ocupa más hoy su hueco en la actualidad que en los últimos meses, desde que las cámaras empezaran recoger su futbol en el torneo internacional de clubes Sub-17 que se disputa en Madrid. Pero en los círculos en que se teje la madeja de talentos que están llamados a erigirse, las virtudes de este chico ya habían sido captadas tiempo atrás. A muy corta edad fue requerido por la Fundación Marcet (escuela de fútbol catalana), debido a su talento innato. Así, los testimonios de su fútbol habían viajado de su Extremadura natal a Cataluña, pero en categoría infantil sería el Atlético de Madrid el que los atestiguaría y los puliría.

Desde hoy ya no es un talento más. La convocatoria no es sólo una llamada de confianza, sino una responsabilidad; su rol y su estilo no tienen una función cualquiera en ese equipo. Sus cualidades han dejado de ser pieza oculta de nuestro fútbol y en los próximos meses el salto podría ser mayor. Y es de suponer que él lo siga asumiendo así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>