Prison Break, cuarta temporada

Prison Break

Las nuevas temporadas de las series americanas ya están llegando y podemos ver por dónde van a ir los tiros. En el caso de la cuarta temporada de Prison Break volvemos a tener una temporada que tiene poco que ver con una cárcel, pero que al menos recupera parte de la calidad de la primera. Creo que es innecesario decir que si voy a comentar lo que hemos visto hasta ahora, va a haber spoilers.

La tercera temporada finalizó con todos fuera de la cárcel a excepción de Bellick, T-Bag y Sucre que se quedaban en Sona. Lincoln y LJ seguían en Panamá con Sofía y Michael buscaba a los asesinos de Sara para vengarse. En el arranque de la temporada vemos a Mahone y Whistler trabajando con Gretchen para conseguir una misteriosa tarjeta electrónica. Michael se mete por medio, pero no llega a matar a Gretchen, que le revela que Sara logró escapar y sigue viva.

De forma casi simultánea, vemos que Lincoln, Michael y la extraña pareja formada por Sucre y Bellick, que habían escapado de Sona en un motín (venga ya… tanto rollo para esto) son capturados de nuevo, al igual que Alex. Además, aparece en escena un nuevo y despiadado agente de la Compañía que mata al hijo de Mahone y a Whistler.

Otro de los nuevos personajes, el agente de Seguridad Nacional Don Self (Michael Rapaport), aparece de repente para reclutar al reparto al completo (incluyendo a la resucitada Sara) a cambio de evitarles volver a entrar en prisión. A cambio, deben conseguir la tarjeta electrónica ya mencionada, que responde al nombre de Scylla y que contiene información vital para acabar de una vez por todas con la Compañía.

A excepción de los puntos flojos del guión, como la resurrección de Sara, que los que estaban en Sona escapen con tanta facilidad, que coincida que las autoridades acaben atrapando a todos, etc. la nueva temporada promete ser algo mejor que las dos anteriores. Se nota que van haciéndolo todo un poco sobre la marcha, pero al menos ahora se supone que sabremos más sobre la Compañía y sobre sus objetivos. Por lo demás, se mantienen los pilares de la serie: el suspense, los planes diseñados al milímetro (que casi siempre acaban fallando), la inteligencia casi sobrehumana de Michael… Pese a todo, vuelvo a insistir en que la serie hace mucho que saltó el tiburón y que alargarla de forma innecesaria no le hace ningún bien.

14
sep 2008
SECCIÓN Cine y TV
COMENTARIOS Sin comentarios
ETIQUETAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>