Rodrigo/Jesé/Luis Alberto

Rodrigo (Río de Janeiro, 6/3/1991) es el culmen de una generación. En él recae la para nada sencilla labor de concretar todo aquello que se genera a su alrededor, que es mucho. El juego de un equipo que se plasma en una especie de mapa astral colmado de líneas en todas las direcciones que muestran velocidad, inteligencia y que desafían a la gravedad en algunas de sus combinaciones. Como pocas veces, el talento individual despojado de cualquier empresa personalista. Esa es la Sub-21 y él es su rematador: potente, calmado, positivo y zurdo. Poseedor de muy buenas cualidades físicas, su juego emana desde la actitud.

(El delantero del Benfica anotó cuatro goles en la ida del play off Sub-21 frente a Dinamarca. En un día clave para su equipo, fue avasallador en el remate)

Jesé Rodríguez (Las Palmas de Gran Canaria, 26/2/1993) no pudo estar finalmente con la Sub-21. Unas molestias le impidieron dar un salto más en su progresión y realizar su primera aparición en el escalón anterior a la absoluta. Sí pudo recuperarse para la competición doméstica y desde hace pocas horas bien que lo están lamentando algunos de sus paisanos. El mediapunta del Castilla tiró de repertorio y en buena parte de sus intervenciones minimizó a la defensa de la Unión Deportiva las Palmas en Valdebebas. Su carrera antes del disparo al travesaño de Lucas recordó a las de un mítico diez, con otro blanco, y en blanco y negro, deshaciéndose de rivales en muy poco espacio.

(Además de su notable partido, recién recuperado de sus problemas físicos hizo el segundo del Castilla de un potente libre directo que atravesó la barrera)

Un giro que hace detonar una línea de presión y abre el panorama para la incursión. De frente, lo hará seguro con una pared. Luis Alberto (San José del Valle, 28/9/1992) es una evidencia de que el fútbol, el futbolista, se debe al misterio de la genética, aunque él no lo sepa. ¿Cuántas veces le habrán dicho al gaditano que su juego recuerda al de Juan Carlos Valerón? Cuando el magnífico enganche canario hizo uno de los goles más bellos que se recuerdan en Champions (Lille, 10/10/2001), Luis Alberto apenas había cumplido los nueve años. Si entendemos que Valerón no era el  hombre más mediático, podemos engullirnos por la curiosidad de qué es lo que une a estos dos talentos semejantes. “Era un jugador, a la vista, un poco lento”/”… pero era tan rápido pensando, que…, que…”.

(En los minutos que estuvo sobre el campo, el espigado mediapunta dio la sensación de controlar siempre la situación. Abrió el marcador frente al Sportin de Gijón con un duro golpeo de empeine que durante unos segundos le alejó del paradigma)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>