Ser feliz en la derrota

Es irremediable. Cuando llega un Mundial o una Eurocopa los titulares se repiten, las secuencias de los partidos recuerdan a las de anteriores eventos y los desenlaces son copias vivientes de lo que ya vivimos. Hoy, como ayer, podemos decir que España se fue del Mundial Sub-20 de Colombia tras jugar su mejor partido en el campeonato.

Brasil estuvo a merced de las camisetas rojas de forma tan visual gracias a la buena imagen que dieron Ecuador, Costa Rica y Corea del Sur con la presión que realizaron sobre los nuestros en partidos precedentes. Después del repaso literal en la posesión de los primeros setenta minutos de encuentro, tan sólo el ligero respeto que cualquier ser viviente pueda tener por esa camiseta amarilla explica que partido no se hubiese cerrado con cierta premura.

No es casualidad. La extraña dirección que parece coger el fútbol brasileño en los últimos años tiene que ver con un trabajo enrevesadamente planificado.  Por alguna razón pretenden vivir de la suficiencia física de sus jugadores y dar esa imagen de indolencia sabiendo que, ya sea por la ineficacia o el respeto del rival, se acaban llevando el pastel. Y no les va mal, pero si hoy a la Sub-20 española le dicen que juega contra otra selección y les cambian la elástica amarilla por otra, podríamos hablar de una historia diferente.

Pero a Brasil se le tiene que exigir otro fútbol y otra actitud desde la responsabilidad que obedece a  su historia. Hablamos de chicos que apenas han dejado la edad juvenil y todavía tienen muchos conceptos que aprender. Y sobra decir que en ataque es donde más hincapié hay que hacer, por lo que nos transmite esa camiseta. Una opción que se desdeña y nos ofrecen un espectáculo como el de hoy.

Muchos dirán que este ha sido el partido más espectacular del campeonato, por el nombre de los contrincantes y por el desenlace. Eso es engañarse. España sí hizo un partido casi sobresaliente. Quizás, la falta de chispa que se perdió debido al largo partido frente a Corea del Sur ha propiciado que hoy no viéramos una humillación histórica a la canarinha.

Los de Lopetegui movieron el balón de un costado a otro hasta encontrar los huecos necesarios. Rodrigo se mostró como nunca a sus compañeros; Isco mareo con la pelota a sus rivales como quiso y cuando quiso. Y mención aparte merece lo de Oriol Romeu. Sin duda, el mejor medio centro del campeonato. Visto lo que pretende Brasil para su fútbol, seguro que los técnicos de la verdeamarela se frotaban los ojos viendo el trabajo inconmensurable del nuevo fichaje del Chelsea.

¿Y de Brasil? Poca cosa. Se puso por delante en el marcado en una jugada en claro fuera de juego. En ese momento las llegadas al área triplicaban los dígitos a favor de España y los porcentajes de posesión de pelota eran humillantes para los sudamericanos. Tan sólo cuando el cronómetro sobrepasó el ecuador de la segunda mitad el empuje de la rojita menguó, por el esfuerzo y la prórroga de los octavos, y Brasil pudo pasar más tiempo en terreno español.

En ese momento fue clave otro error del asistente al anular, por fuera de juego, una jugada en la que el goleador del campeonato, Álvaro Vázquez, se iba totalmente sólo hacia la portería. Un error muy grave, si tenemos en cuenta que Vázquez estaba casi dos metros más retrasado que el último defensor, y una muestra más de que no era el día de España, en cuanto a resultado.

Podríamos destacar la actuación del portero brasileño Gabriel, pero ahorraremos el mal trago de alabar así a un equipo que ha llenado con letras de oro la historia del fútbol.

Si Colombia, el pasado sábado, dio la sensación de marcharse del campeonato pudiendo dar mucho más, España se puede despedir con el buen regusto de haberse exprimido en favor de un estilo que ha llegado a desatar los olés de los aficionados que llenaban el Hernán Ramírez Villegas de Pereira. Un buen trabajo que, como ya sabemos, no suele premiar el formato de un torneo de estas características. Da igual, este estilo nos gusta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>