Sudeki

Normalmente me fío sólo de mí mismo en cuanto a videojuegos porque mis gustos son raritos, pero a veces uno se deja influir positiva o negativamente por las opiniones de los demás. Cuando compré la Xbox tenía muy claro que uno de los primeros juegos que probaría sería Sudeki. Primero porque me atrajo su estilo y segundo porque era uno de los pocos RPG que se podían encontrar en la consola de Microsoft. Desgraciadamente, me dejé influir por algunos análisis donde se aseguraba que el juego era más bien mediocre y aplacé su compra. No debí haberlo hecho.

Sudeki nos sitúa en un mundo que ha sido dividido en dos por el malvado demonio Heigou, hermano del dios Tetsu. En un lado tenemos la luz, en el otro, la oscuridad. En un primer momento, el jugador asumirá el rol de Tal, un caballero del Reino de Ilumina pero poco a poco se le unirán el resto de personajes: la princesa y hechicera Ailish, el científico Elco y la mujer-gato Buki. Los tres colaborarán para obtener los cristales que necesita Ilumina para defenderse de las invasiones de Haskilia, el reino oscuro.

Cada uno de esos personajes tiene unas habilidades propias fuera de los combates. El caballero puede mover grandes pesos, la hechicera puede hacer aparecer y desaparecer objetos, la mujer-gato puede trepar por determinadas paredes y el científico es capaz de volar por cortos periodos de tiempo. Será necesario combinar las habilidades de todos ellos para poder avanzar por el juego. Según se desarrolle la historia controlaremos a distintas combinaciones de los personajes.

Durante el combate, en tiempo real, el jugador se encarga sólo de uno de los personajes mientras los otros son controlados por la IA. En cualquier momento se puede cambiar de un personaje a otro, haciendo que los combates sean muy ágiles y nada aburridos. Buki y Tal usan la lucha cuerpo a cuerpo y sus ataques se pueden encadenar usando distintas combinaciones de los botones X y A con el ritmo adecuado. Por contra, a Elco y Ailish los controlaremos como si se tratase de un FPS. Ailish lanza magias con su bastón y Elco dispara con sus diferentes armas de fuego.

Además de los ataques normales, cada personaje tiene habilidades especiales que consumen puntos de habilidad y ataques de espíritu que consumen un medidor de espíritu que se rellena al golpear o al recibir golpes. Algo que me parece muy curioso es que para acceder a las diferentes habilidades o invocaciones o para usar objetos, la batalla no se detiene, sino que se ralentiza al estilo del bullet-time de The Matrix. Si no somos rápidos los enemigos nos golpearán y no podremos realizar la acción. También se pueden crear atajos para usar determinados objetos con el D-pad.

El mapeado es bastante extenso, aunque sin pasarse. Al principio del juego, para ir de un lugar a otro, tendremos que usar los caminos. Más adelante, se activarán unos portales mágicos (como en Fable) que nos permitirán acortar las distancias.

Cada personaje tiene una armadura y un arma. La armadura sufrirá modificaciones automáticas a medida que progrese la aventura y las armas tendremos que encontrarlas por el mapeado o bien obtenerlas en las misiones secundarias. Tanto las armaduras como las armas tienen unas ranuras en las que podemos instalar runas máginas que potenciarán nuestros atributos o nos protegerán contra estados alterados.

He leído críticas hacia el apartado gráfico de este juego pero la verdad es que no las entiendo. Los escenarios están muy detallados y son muy coloridos (al menos en el mundo de la luz), los personajes están bien modelados y en los combates te puedes enfrentar a una multitud de enemigos sin que el motor del juego se vea afectado. En este apartado destaca especialmente el uso de la iluminación y las sombras, que está muy conseguido. La cámara, aunque no es perfecta, no suele molestar y además puede manejarse con el stick derecho.

El sonido también es correcto y las voces de los personajes pegan bastante con ellos. Lo raro es que el juego está doblado al castellano sólo en parte. Las escenas pregrabadas aparecen en perfecto español pero las escenas generadas con el propio motor del juego y las voces de las batallas están en inglés. Me parece una decisión bastante absurda. O se dobla el juego o no se dobla, pero dejarlo a medias… En cualquier caso, las voces en inglés son bastante mejores.

No es que el juego desarrollado por Climax vaya a pasar a la historia, pero nadie puede negar que es un juego más que interesante. Personalmente, creo que lo he disfrutado más que el famoso Fable, quizá porque Sudeki es una aventura mucho más tradicional, con un aire más japonés que el juego de Peter Molyneux.

23
may 2006
SECCIÓN Videojuegos
COMENTARIOS 1 comentario
ETIQUETAS

Un comentario a Sudeki

  1. carlos ivan duran gregorio says:

    lo quiero jujar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>