Aarhus en Viborg

Si los últimos veinte minutos sobraban, eso, ahora, no lo sabe nadie mejor que cualquier miembro de la expedición checa a la Euro Sub-21. Más de dos años de victorias y sólo un empate se acaban para la República Checa, de forma oficial, en la tarde de Viborg con un rondo postrero, inofensivo, suave, pero que es la resaca de una victoria de chicos que se alejan de la estela de promesas.

Seguir leyendo…