Zaldua / Ayoze Pérez / Sergio Álvarez

Joseba+Zaldua+Real+Sociedad+de+Futbol+v+FC+BfirS4PfNPtl

311Los datos sobre su estatura no son del todo fidedignos, y esa es una cifra que conviene revisar, después de apreciar la exhibición en la marca que ha sido capaz de ofrecer. En algunos lugares se habla de 1’69, aparentemente una estatura algo escasa, y en otras guías o portales se habla de 1’76, la misma altura que un renombrado central de escasa altura como era Fabio Cannavaro. La realidad es que Joseba Zaldua (San Sebastián, 24/6/1992) actúa como lateral derecho, aunque semana a semana muestre una gran capacidad en la marca, su mejor virtud. Algo que debe hacer recordar que muchos buenos centrales comenzaron en el lateral.

Seguir leyendo…

Jesé / Paco Alcácer / Denis Suárez

467890173-jese-rodriguez-of-real-madrid-cf-celebrating-scoring

311Es cierto que no cabe tener prisa, pero de seguir su progresión así no habrá más remedio que contar con él. No es solo por su desequilibrio, con esa velocidad, con ese don para la definición decisiva. Esas son solo, por si fuera poco, sus virtudes evidentes. Si una zaga no puede estar tranquila nunca ante un jugador como Jesé (Las Palmas de Gran Canaria, 26/3/1993), una delantera con el canario y con un mediocampo por detrás, de gran capacidad para aglutinar posesión y dotar de profundidad al equipo, se convierte en un factor aún más inquietante, y eso, a la hora de competir, puede debilitar psicológicamente a cualquier contrincante.

Seguir leyendo…

Bien vale una derrota

Con la eliminación de la Selección de Fútbol en estos Juegos Olímpicos se cierra simbólicamente un círculo para cerciorarse de que esta competición integral no se nos da tan bien, y eso sí habla de la realidad de nuestro deporte, algo que no es tan malo. Nos centraremos en el fútbol, porque España es buena en aquellos deportes que su gente sigue con pasión y eso ya es un mérito, aunque no exima de la derrota. Y no nos engañemos, algunos ya la estaban esperando.

La cosa no pintaba bien, porque desde múltiples púlpitos se le quería otorgar al equipo de Milla un título que no casaba con la realidad. Unas fechas que no concuerdan con el biorritmo del jugador español; unos rivales variopintos, con más o menos jerarquía, por las procedencias y las edades de sus jugadores; y una carga emocional extra, por diferentes sucesos, no han sido suficientes para hacer ver que este equipo necesitaba más sosiego que emotividad. Milla lo intentó en los primeros días, pero la vorágine era mucho más grande.

Seguir leyendo…