Segundo bautismo

Sobre lo azaroso de las segundas oportunidades, nos podemos empeñar en sacarle punta a las diferentes lecturas tras el encuentro de Stamford Bridge. Como una condena que se arrastra mucho antes de que se consuma el delito, Unai Emery ha de justificar todas las infructuosas empresas hacia cotas mayores para su equipo. En este último interrogatorio, para el que ni siquiera se presentó (no quiso hablar con los medios), debía declarar sobre su segundo intento fallido en Champions.

Seguir leyendo…