Un juego de precisión

Una de esas supuestas verdades; un aparente mandamiento a la hora de vertebrar el juego, se ha vertido como la llave que abre los conductos: “la velocidad es el secreto”. ¿Cuántas veces es capaz Gonzalo Higuaín de tirar desmarques que sorprendan en diagonal y a una gran velocidad? Sí, ese es un gran valor dentro de las facetas que ha de mostrar un delantero

Seguir leyendo…