Gómez

En las madrugadas europeas de julio podemos hacer nuestros los eventos. Mientras el continente duerme, las imágenes que escupe la pantalla directamente a los ojos se juntan y se separán hasta que forman historias que el insomne, sobreexcitado, deforma para conformar la épica. Del Bolivia-Costa Rica muchos no pensaban sacar ni dos líneas hasta que Joel Campbell sacudió las opiniones creadas  y con sus galopadas sin fin nos dio los motivos que luego justificó con sangre Julio Gómez.

Seguir leyendo…