Prohibido olvidar Jalisco

Volviendo a repasar el Estado Unidos-España de Boston (4/6/2011) se perciben las mismas sensaciones que en el primer visionado. Fue un partido mayúsculo sin más galardón y oficialidad que el regalo a la vista. En una superficie que algunos tachaban de impracticable (los yanquis inventando el césped natural sobre el artificial), se dio un homenaje del balón pegado al pie y, sobre todo, al juego de los interiores, el que muchos técnicos harían desaparecer.

Cansados de ver imprecisiones en una zona del campo donde muchos entrenadores sólo ven riesgos para su equipo, la Selección Española dio carpetazo a las innovaciones técnicas, tiñó la cinta de celuloide y con ese color ocre nos hizo viajar al Jalisco de Guadalajara, unos 40 años atrás.

Seguir leyendo…