¿Y ahora qué?

yahoraque

Hace ya unos cuantos años me atreví a decir que esta mezcla de generaciones ganaría un título con la selección. Que tarde o temprano lo haría porque la diferencia que representaba frente al entorno, los demás países, así me lo hacía pensar. Contrario a mis propias inclinaciones, tuve incluso el atrevimiento o la estúpida osadía de decir, tras el triunfo en Austria y Suiza, que no se había tocado techo. No me doy ningún mérito por ello, porque tampoco creo que lo tenga (si acaso he sentido mi frustración al observar que tan pocos lo pudiesen ver), y además no me parece bien esa costumbre extendida de intentar predecir lo que va a ocurrir, como suele suceder habitualmente en los medios (aunque se ciernan al próximo partido).

Seguir leyendo…

Soledad a la vera del banquillo

Luis1

No hace tanto volví a escuchar las palabras de un hombre asentado, en lo más extenso de la palabra, en un momento donde el éxtasis se desbordaba a su alrededor. Era Miguel Muñoz, en el instante en que su equipo había marcado el duodécimo gol y había conseguido una gesta imborrable. Un partido y un recuerdo para siempre.

Seguir leyendo…