El maravilloso placer de aprender

Como algunos ya sabéis, el año pasado decidí sacarme el famoso CAP (Certificado de Adecuación Pedagógica). Se trata de un requisito indispensable para dar clase en centros de secundaria y, por tanto, para hacer oposiciones a profesor. Aunque en principio jamás me he planteado ser docente (y mucho menos en secundaria), la vida es una caja de bombones, que diría Forrest, así que mejor ser precavido.

No sé cómo será en otras regiones, pero aquí el CAP consiste en dos módulos teóricos de 30 horas (uno de didáctica general y otro exclusivo de la especialidad de cada uno) y unas prácticas. Aunque me he quejado mucho porque para la teoría tengo que irme los jueves a Valencia al salir de trabajar y madrugar los sábados, tengo que reconocer que he tenido mucha suerte. Los dos profesores que me han tocado me parecen unos tipos muy majos y las clases se hacen bastante amenas.

Seguir leyendo…

18
feb 2009
SECCIÓN Miscelánea
COMENTARIOS 4 comentarios
ETIQUETAS

, ,